Skimming

Robo de tarjetas y sueldos: cómo es la estafa y cómo cuidarse

El método de clonación de tarjetas "skimming" consiste en extraer datos de tarjetas de crédito para robar fondos. Cómo protegerse y qué casos hay en la Argentina.

Días atrás, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires detuvo a un hombre de 46 años de nacionalidad búlgara llamado Bashev Tsvetomir por estafa bancaria.

El búlgaro Tsvetomir había despertado las alarmas de entidades bancarias ubicadas en Belgrano, Palermo y Monserrat por usar tarjetas clonadas para extraer dinero en cajeros automáticos y realizar transferencias bancarias por miles de pesos.

Las entidades denunciaron el hecho de manera inmediata y la policía ordenó el despliegue de las Brigadas de División Fraudes Bancarios y Defraudación y estafas por varios cajeros automáticos de la Ciudad en búsqueda del delincuente.

Así fue cómo finalmente dieron con el paradero de Tsvetomir y lo detuvieron. Las autoridades encontraron un total de 36 tarjetas -entre ellas SUBE y tarjetas de crédito- y $40.000 en efectivo en su poder y están en proceso de determinar si es culpable de estafa bancaria.

Para robar tarjetas, clonarlas y realizar transferencias y extraer dinero sin límites, el estafador utilizaba el método de "skimming", una vieja modalidad de robo que consiste en extraer los datos del plástico pasando totalmente desapercibido.

Estafa SIM swapping: cómo usan chips para vaciar cuentas

Cajeros automáticos en peligro: qué es skimming y cómo funciona

Cajero automático.

El "skimming" es un método usado para robar datos mediante la clonación de tarjetas de crédito sin que el usuario lo sospeche, y se realiza tanto en cajeros automáticos como en los propios establecimientos.

Los "skimmers" eligen lectores de tarjetas y cámaras en miniatura o superposiciones de teclado para robar información financiera personal y dinero.

En los cajeros, los estafadores suelen colocar un lector de tarjetas magnéticas en la ranura donde el cliente inserta la tarjeta.

Posteriormente, el dispositivo "lee" la información de la banda magnética y la transmite a otro aparato, donde quedan almacenados los datos.

Asimismo, en otras ocasiones una pequeña cámara inalámbrica, oculta cerca del panel frontal del cajero automático captura el PIN del usuario cuando se ingresa.

La información del dispositivo y la cámara se envía de forma inalámbrica al criminal, que generalmente está estacionado con una computadora portátil cerca.

Finalmente, el usuario del cajero automático no tiene idea de que su información ha sido comprometida.

El método de clonación es tan rápido que cualquier persona puede convertirse en víctima sin haber sentido ningún tipo de anomalía en los procesos de pago habituales.

Los ladrones consiguen acceder a datos personales para transferirlos a una tarjeta en blanco o realizar transacciones online, para lo que ni siquiera hará falta el clonado físico en ciertas ocasiones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios