Elon Musk abandonó Stanford dos días después de entrar: cuál fue el motivo y cómo influyó en su carrera

Si bien tenía un futuro brillante en la física, el empresario cambió de opinión y eligió abandonar una de las diez mejores universidades del mundo para dedicarse a la tecnología

Elon Reeve Musk es quizás la figura más icónica en lo que va del siglo XXI. Emprendedor, físico, inventor y magnate financiero, este hombre ha logrado llegar hasta donde muchos no se han atrevido.

Desde que era un niño siempre estuvo muy adelantado a su edad en cuanto a inteligencia y habilidades académicas. A los 9 años aprendió a programar por sí solo y a los 12 años desarrolló y vendió su primer juego.

Elon Musk afirma que hay un "100% de posibilidades" de extinción

El polémico pedido de Elon Musk a un adolescente

Así como otros multimillonarios que hoy en día están haciendo historia en varias industrias, dejar la escuela para perseguir sus sueños y convertirse en exitosos empresarios parece ser una moda entre estos emprendedores.

Originario de Sudáfrica, Musk  abandonó la Universidad de Stanford tan sólo 2 días después de haber entrado en 1995, cuando eligió la institución para obtener un doctorado a través de un programa enfocado en física avanzada.

POR QUÉ ELON MUSK ABANDONÓ LA UNIVERSIDAD DE STANFORD

Cuando esto sucedió, ya contaba con dos licenciaturas en economía y física tras lograr obtener una beca en la Universidad de Pensilvania, perteneciente a la prestigiosa Ivy League.

Musk eligió perseguir el sueño de formar su propia empresa y dedicarse a la tecnología, específicamente al avance y auge del internet que se estaba experimentando a finales del siglo XX. Cumplió su objetivo gracias a la ayuda de su hermano Kimbal y su amigo Greg Kouri, lanzando su primera empresa llamada Zip2.

Se dedicaba a proporcionar servicios de desarrollo, alojamiento y mantenimiento para empresas periodísticas como New York Today perteneciente del The New York Times, Times Mirror, Hearts Corporation y Pulitzer Publishing.

En 1999 la vendieron por aproximadamente  $340 millones de dolares, dinero que ayudó a Elon y a su hermano a seguir sus respectivas carreras como emprendedores tecnológicos y poniendo en práctica sus habilidades en la programación, ingeniería, ventas y negocios con otras empresas.

Elon comenzó a trabajar en su siguiente empresa, X.com la cual se trataba de una startup financiera y uno de los primeros bancos online que años después se convirtió en lo que conocemos como PayPal.

Con el paso de los años ha utilizado su inteligencia y sus habilidades para enriquecerse a tal magnitud con sus propias empresas tecnológicas como Tesla y Space X, esta última utilizada por la NASA para el desarrollo y lanzamiento de misiones espaciales y con la que planea conquistar Marte.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios