Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Vemos que las cosas se van estabilizando"

Carola Fratini, gerente General de QBE Seguros La Buenos Aires, comenta el reordenamiento de prioridades que se percibe en el sector. La oportunidad de los seguros de individuos y el panorama de inversiones de la firma.

Cada vez hay más gente que se suma al grupo de personas que quiere comprar la tranquilidad de estar cubierta", dice, sin lugar a dudas, Carola Fratini, gerente General de QBE Seguros La Buenos Aires, sobre el crecimiento que ha tenido el segmento de seguro para individuos en el país. Sin embargo, la ejecutiva sabe que es aún un nicho que tiene mucho por ofrecer y confía en que si las compañías siguen "brindando servicios y cumpliendo las promesas", mayor será el número de personas que quieran contar con una póliza no solo para su auto, sino para su hogar, viaje o cualquier otro activo que valga la pena tener asegurado.

¿Cómo fue 2015 para QBE?
-Para nosotros cerró como un buen año. Habíamos empezado con muchos cambios porque a principios de 2015 habíamos tomado la decisión corporativa de salir del negocio de riesgos del trabajo, porque la verdad es que no había apetito para ese negocio y teníamos el desafío de encontrar una solución. Por suerte encontramos en el grupo Werthein un buen partner interesado en continuar. En términos de crecimiento cumplimos el objetivo: un 25 % fue el crecimiento que tuvimos, medido en primas. Y cuidamos mucho la rentabilidad.
Una gran parte de nuestro negocio son los seguros de automóviles y con la situación de 2015 fue difícil conseguir repuestos para reparar autos o en algunas instancias conseguir autos para reponer cuando había robos o siniestros totales. Pero pudimos ir conteniendo bien a los clientes y estuvimos en condiciones de dar respuestas temporarias en los casos en los que el arreglo iba a tardar más tiempo.
Después, en términos de seguros para empresas, fue un año en el que no hubo mucho crecimiento en cantidad de clientes, pero tuvimos un buen índice de retención en la cartera existente.

¿Qué perspectivas tienen para este año?
-Creo que el año arranca con bastantes desafíos, pero a medida que van pasando las semanas y se va ajustando la situación económica, que todavía va a tener bastante movimiento, creo que hay bastante optimismo y tranquilidad. Creo que no vamos a ver mucho crecimiento en la primera mitad del año en términos de empresas o actividades nuevas, pero sí vemos que las cosas se van estabilizando y la gente empieza a tener más tranquilidad para ordenar el flujo de su negocio.

¿Qué expectativas les genera el cambio de Gobierno?
-En lo específico de seguros, recién hace muy poquito se nombró el nuevo superintendente de seguros (Edgardo Isaac Podjarny) y creo que ahora se está empezando a ordenar el equipo. La última mitad de 2015 tuvo bastantes cambios que afectan al sector en término de inversiones, que no estuvieron destinados a mejorar la industria, sino que fueron referidos a situaciones coyunturales temporarias. Y me parece que la situación se va a ir normalizando, por lo que yo espero que sea un poco mejor que la del año pasado. Es muy importante entender que las inversiones que manejan las compañías de seguros son básicamente reservas que tienen para respaldar los compromisos con sus asegurados y que si nosotros no cuidamos la solvencia, la calidad crediticia de esas inversiones, estamos poniendo en riesgo poder afrontar las obligaciones que tenemos.

¿Y en el mercado de seguros, en general?
-Me parece que la industria está bien. Hay algunas cosas que ajustar, pero no es una industria que tenga grandes problemas. Otro tema importante en nuestra industria tiene que ver con el sistema judicial. Si bien nunca es bueno tener litigios, sabemos que esas cosas pasan y hay situaciones en las que tenemos que recurrir a la justicia para determinar responsabilidades o tamaño de daños. A nadie le conviene que un asegurado tarde cinco años en cobrar una indemnización por una accidente de tránsito.

¿Cómo se impulsa la penetración de seguros de individuos?
-La gente necesita percibir que el seguro es algo que le sirve, que vale la pena comprarlo porque vale más la tranquilidad que ofrece que el costo que le genera.

¿Ven posibilidad de crecimiento en ese segmento?
-Si nosotros miramos en los últimos años, aunque es difícil disociar la inflación y la revalorización de los activos asegurados, hay crecimiento real positivo. Si cumplimos lo que prometemos, más gente va a querer sumarse.
Ricardo Quesada