Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tristeza de arrabal: el tango cada vez se baila menos

El ritmo del 2x4 genera a nivel mundial, negocios por u$s 500 millones entre espectáculos, clases, festivales e indumentaria. Pero sólo u$s 70 millones quedan en su cuna, Buenos Aires. Milongueros locales ajustaron este año sus gastos y salidas y a esto se sumó la menor llegada de turistas internacionales, que dejan en promedio u$s 1300 en cada visita

Tristeza de arrabal: el tango cada vez se baila menos

"Tango que fuiste feliz/ Como yo también lo he sido,/ Según me cuenta el recuerdo/ El recuerdo fue el olvido", escribió Jorge Luis Borges a mediados de los 60. Con melancolía propia de arrabal, muchos tangueros recuerdan tiempos mejores. Y los números parecen acompañarlos. La música ciudadana genera en el mundo unos u$s 500 millones anuales, según estimaciones de la consultora especializada Tangotecnia. Pero sólo una porción de esos ingresos (u$s 70 millones) quedan en Buenos Aires.

Siendo uno de sus principales atractivos, lo cierto es que, en los últimos años la ciudad porteña fue perdiendo terreno en la recepción de turismo tanguero frente a otras capitales europeas. Actualmente, Europa concentra el 71% de los viajes por tango. Argentina queda en segundo lugar con un 15%, y le siguen Asia (especialmente Japón), con 6% y otras ciudades de América, con 6%.

"Estamos en un punto de inflexión", analiza Jorge Orellana, milonguero vocacional y fundador de Tangotecnia. "El baile del tango está creciendo en todo el mundo, pero no lo estamos aprovechando. Corremos el riesgo de que nos pase como a los ingleses, que inventaron el fútbol y hoy la sede de la Fifa está en Zurich", alerta Orellana, quien, junto a diversas organizaciones tangueras elevó un pedido a legisladores y funcionarios de Cultura y Turismo, para que se considere al sector como estratégico y se generen leyes de promoción de la actividad.

Según datos del gobierno porteño, hay más de 150 milongas en Buenos Aires, y otro tanto en el área metropolitana, con oferta todos los días de la semana. En tanto, hay un número indeterminado de organizadores de milongas que ya sea en forma exclusiva o como complemento de otras actividades laborales, organizan y convocan estos encuentros, invirtiendo a riesgo capital de sus bolsillos.

"Este año, hubo una baja del 20% de la asistencia a las milongas, según pudimos relevar entre los actores del sector", apunta Orellana. "Están viniendo menos turistas, y los milongueros locales ajustaron sus gastos. El que salía tres a cinco veces por semana, lo hace una sola vez. Y si antes se pedía un vino y empanadas en el local de baile, hoy se trae la botellita de agua mineral desde su casa", reflexiona.

Por otra parte, la llegada de turistas tangueros cayó este año. "Cada extranjero que se convierte en milonguero deja unos u$s 1300 por visita a nuestro país, que dura en promedio 20 días. Y son viajeros asiduos. En promedio, vuelven tres veces en cinco años. No hay otro turismo tan repetitivo", destaca. La inversión que hacen los tangueros en indumentaria, calzado y clases, también es relevante. "Cuanto más se baila, más se gasta", asegura el consultor. Y si de rajar los tamangos se trata, los bailarines principiantes suelen tener entre uno y tres pares de zapatos de tango, y los profesionales, más de 10 pares, de los que renuevan tres por año.

Haciendo números gruesos, si hay unos 200.000 bailarines de tango en el mundo, anualmente se mueven unos u$s 100 millones sólo en calzado y vestimenta.

En cuanto a las clases, cuyo valor promedia los u$s 5 si son grupales, y el triple si son particulares, podrían generar un negocio de u$s 70 millones anuales.

La buena noticia es que el crecimiento del tango parece no detenerse. "El 80% de los que empiezan a bailar tango, no dejan más", asegura Orellana. El tango es una pasión que se contagia como un virus", agrega.

Más notas de tu interés

Comentarios3
MacCau
MacCau 25/11/2016 12:55:49

El GCBA le corta el baile a todos para sacarse la foto con un "mundial" que solo le sirve a funcionarios y amigos, y hasta clausuro las milongas apenas termino de usarlas :P

MacCau
MacCau 25/11/2016 12:54:23

Si el GCBA clausuro todas las milongas por pavadas durante meses, que extranjero va a pagar pasaje y hoteles si por ahi no tiene donde bailar?

Alberto Maffei
Alberto Maffei 25/11/2016 09:30:11

Se baila menos, porque se difunde mucho menos. Para cuando una promocion oficial a una de las mas bellas musicas populares!!