Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Educar de manera inclusiva: cuando las redes sociales se convierten en aula

Una comunidad en Facebook llamada “Didáctica Inclusiva” iniciada por un maestro italiano suma casi 400.000 seguidores y difunde videos ingeniosos de manera de acercarle contenidos educativos de una manera atractiva a los alumnos

Una comunidad en Facebook llamada “Didactica Inclusiva” iniciada por un maestro italiano suma casi 400.000 seguidores y difunde videos ingeniosos de manera de acercarele contenidos educativos de una manera atractiva a los alumnos

El sitio se llama “MI PIACE la Didattica Inclusiva” y su lema es: “La escuela debe ser inclusiva para todos. En cambio, el término correcto para describir a las escuelas públicas italianas es desigual”

Por ejemplo enseña fracciones y equivalencias con manzanas

 

O sumas y restas mediante broches, bajo el lema “ideas para una matemática divertida”

También propone una introducción a la anatomía presentando “El mejor libro del cuerpo humano”

Cuando la educación online se convierte en una política de Estado, el caso neozelandés

El 22 de agosto de 2016, la ministra de Educación de Nueva Zelanda, Hekia Parata, presentó un proyecto de ley que contenía la fórmula de una transformación que intenta cambiar para siempre el paisaje de la educación. Se trata del proyecto COOL  (por sus iniciales en inglés: Comunities of Online Learning): todos los estudiantes neozelandeses desde el jardín de infantes hasta el último año de la secundaria podrían cursar sus estudios mediante la modalidad online, sin obligación de asistir a un establecimiento. La oferta educativa quedaría a cargo de operadores privados certificados por el gobierno, dado que el financiamiento corre por cuenta del Estado, las familias podían elegir enviar a sus hijos a una escuela o educarlos online.  

El proyecto se encuentra en debate parlamentario y tanto la oposición política como los sindicatos se oponen a lo que consideran “la privatización de la educación” y la “precarización del trabajo docente”. Desde el oficialismo argumentan que “la desescolarización de la sociedad es un fenómeno que debe ponernos a todos a trabajar en pos de una educación más inclusiva y capaz de adaptarse a los nuevos tiempos”.