Editan la primera versión local de la guía Michelín y la Argentina ya tiene sus "estrellas"

Incluye 1000 hoteles, restaurantes y propuestas boutique.

Una estrella Michelin para La Boca, dos para San Telmo y tres para las Cataratas del Iguazú. Doce de los experimentados viajeros que elaboran las famosas guías Michelin referentes globales en turismo y gastronomía recorrieron durante seis meses los destinos turísticos más importantes del país y ya dieron su veredicto. El resultado es la edición, por primera vez, de una Guía Verde Michelin dedicada a la Argentina, que se está lanzando este mes en Francia y que a lo largo del año estará disponible también en inglés y español en Estados Unidos, Europa y América latina.
En sus más de 100 años de historia, se editaron más de 300 títulos de guías Michelín sobre diferentes países, ciudades y regiones, pero pocas veces sobre América latina. Mientras Brasil y Rio de Janeiro ya tenían sus versiones, recién este año se sumaron Perú, Colombia y la Argentina. Las guías contienen información sobre atracciones turísticas, sitios recomendados, hoteles y rutas del país con sus correspondientes calificaciones: tres estrellas, vale la pena el viaje; dos estrellas, merece un desvío hasta allí; y una estrella, interesante. Cada año, se venden en todo el mundo cerca de 2 millones de estas guías verdes, tan famosas como las guías rojas, que califican la calidad de restaurantes alrededor del planeta. Una sola estrella Michelin alcanza para entrar al olimpo mundial de la gastronomía.
Las guías nacieron en 1900 cuando los fundadores de la empresa de neumáticos francesa, los hermanos Michelin, armaron un folleto con información práctica como mapas, estaciones de servicio, talleres mecánicos y hoteles, con el objetivo de promover el uso del automóvil. En ese momento, en Francia apenas circulaban unos 3500 vehículos.
Para Michelin es un orgullo presentar por primera vez una guía especializada para Argentina. Participó un gran equipo, señaló ayer Antonio Mello, flamante director General de Michelin Argentina, durante el lanzamiento de la guía que se realizó en los lujosos salones del Palacio San Martín con la presencia del embajador de Francia en la Argentina, Jean-Pierre Asvazadourian, y el Ministro de Turismo, Enrique Meyer. Asvazadourian destacó el crecimiento del turismo francés a la Argentina: 100.000 franceses visitaron el país el año pasado, aseguró.
En sus más de 500 páginas, la Guía Verde Michelin Argentina abarca seis regiones: la ciudad de Buenos Aires y alrededores, las cataratas del Iguazú y el Nordeste, Noroeste (Tucumán, Salta y Jujuy), Cuyo, Patagonia y Tierra del Fuego. Cuenta con más de 35 mapas y su libreta de direcciones incluye casi 1000 hoteles, restaurantes, bares y propuestas boutique. Para otorgar las estrellas se sigue un método riguroso, de acuerdo a criterios determinados, cualquiera que sea la guía o el destino, destacó Eliana Banchik, gerente de Marketing de Michelin Argentina.
Algunas calificaciones: en Buenos Aires, tres estrellas para el Malba, dos para el Café Tortoni y otras dos para el Zanjón de Granados, en San Telmo. La máxima puntuación para el Parque Nacional Iguazú, la Quebrada de Humahuaca, el Valle de la Luna, el Tren a las Nubes y el Glaciar Perito Moreno.
Esperamos vender 17000 guías en francés, entre 2011 y 2012. Si tenemos en cuenta que un turista francés gasta 90 euros promedio por día en viajes de 12 días, estimamos una ganancia indirecta de 36,7 millones de euros para la Argentina por las guías vendidas, detalló Banchik. La idea es atraer al turismo externo, siguió. La guía se comercializará en librerías, a 25,90 euros en Europa y a u$s 21,99 en los Estados Unidos.

Noticias del día