Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cormillot se sumó al Gobierno y ya cambió el menú de la Casa Rosada

El médico nutricionista es Coordinador del área de Alimentación Saludable del Ministerio de Salud. Se sumó al Gobierno para difundir hábitos de alimentación sana y poner en marcha acciones contra la obesidad. Ya modificó los platos que se sirven en Balcarce 50. Lanzará Guías Alimentarias y trabajará con el Ministerio de Educación y las provincias

por  ANALÏA ARGENTO

Editora de Política y Opinión
0
Cormillot se sumó al Gobierno y ya cambió el menú de la Casa Rosada

Una nota con todo lo que tiene que hacer en el día está pegada en su baño. Otra igual está pegada dentro de su auto. Y cada actividad está registrada en su teléfono celular y en su reloj inteligente. Alberto Cormillot no hace nada que no le hayan escrito Mirta y Norma, asistentes de máxima eficiencia en su jornada. Esas notas, las seis comidas diarias y sus clases de tap y aéreo le permiten sostener un ritmo frenético que no transmite cuando habla, incluso cuando critica con acidez e ironía al gobierno que se fue.

El martes una gacetilla del Ministerio de Salud anunció un compromiso para fomentar cambios de hábitos (tabaco, alimentación, sedentarismo) entre los trabajadores de la Casa Rosada. El informe reveló el flamante cargo del doctor que dice estar “aterrizando” luego de tres semanas de trabajo: Coordinador de alimentación saludable en la cartera sanitaria. Para asumir y firmar su contrato tuvo que renunciar a su jubilación. Pero no renunció, ni lo hará, asegura, a sus otras actividades. Hay que tomar un respiro para seguirlo: las mañanas en Radio Mitre, televisión en Canal 9, la dirección del Centro Municipal de Obesidad en Malvinas Argentinas, la dirección de la carrera de nutrición en ISalud, su clínica, el Dieta Club y los grupos de autoayuda en la Fundación ALCO.

En una charla con El Cronista el doctor asegura que le quitará un poquito de tiempo a cada actividad. Tiene además el don de delegar. La misma receta utilizó para convencer al nuevo y exigente cheff de la Casa Rosada, Dante Liporace. “El pensaba que le iba a cambiar el 50% de lo que hace pero no, sólo cambié el 10%”. ¿Cómo hizo? Le pidió a Liporace sus recetas y luego le preguntó qué creía que podía modificar. Acordaron menos fritos y lácteos light, aunque los postres se mantienen en la medida justa en el comedor de la Rosada que en breve volverá a aumentar sus precios.

Desde hace unos días Cormillot ya tiene oficina: le acondicionaron lo que era una especie de biblioteca o depósito en el noveno piso del Ministerio de Salud, PC de escritorio incluida, para él y sus colaboradores más estrechos. Su hijo Adrián también trabaja para el Estado: médico cómo él y de palabra clara y mediática, difunde lo suyo en la nueva mañana de la TV Pública: Pura Vida cada día.

Cormillot padre no debuta en la función pública. Fue ministro de Acción Social con Antonio Cafiero en la Provincia y acompañó a Carlos Grosso como secretario de Salud. Pero no siempre dice que sí. El año pasado no se dejó tentar por Sergio Massa para ir por la jefatura de gobierno de la Ciudad en el nombre del Frente Renovador. Mejor suerte tuvo el ministro Jorge Lemus a quien conoce desde hace 30 años.

Le propuso la nueva función junto a la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos, Marina Kosacoff, en el marco de un acto, obviamente, sobre alimentación. El convite le calzó perfecto a Cormillot: difundir hábitos saludables de alimentación. Dio el sí en ese mismo acto y ya pide colaboración al periodismo. Cormillot dice que en las escuelas, comedores y en los medios de comunicación hay que educar para que se coma mejor así como se fuma menos.

Cuenta que el área que coordina ya trabajaba con universidades y con la comunidad científica y que el Gobierno anterior dejó guías de alimentación para bajar los altos índices de obesidad, hipertensión, anemia y diabetes que él promete distribuir para educar. Recién empieza a organizar las tareas pero ya sabe que tendrá que pedir “permisos” y colaboración a otras áreas, como el Ministerio de Educación y las provincias. Entre las tareas de difusión tuvo que aprenderse la lista de alimentos incluidos en Precios Cuidados para fomentar el consumo saludable sin que cueste más al castigado bolsillo de los argentinos. Insaciable, pide más: que se reconviertan industrias como la azucarera porque no es amigo de endulzar excesivamente la dieta de los escolares.

Lo mismo que ocurrió con la sal en los restaurantes es lo que promueve. También impulsa la puesta en práctica de la Ley de Obesidad e imitar a países como Chile que prohiben estimular el consumo de alimentos en los niños a través de juguetes de regalo. Conciente de la situación del país, cuando le preguntan si comer mejor es más caro, responde que no siempre es así. “No es más cara el agua que una gaseosa”, repite el doctor ante la consulta.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar