A 11 años de su muerte, múltiples homenajes a José Luis Cabezas

Lo mataron en Pinamar. Allí familiares y amigos plantaron un árbol en su memoria. En la Plata, dejaron una ofrenda floral en el monumento que lo recuerda.

Se cumplen hoy 11 años del asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas. Por ese motivo la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) organizó un “camarazo en la Plaza de los Dos Congresos con la presencia de diferentes medios de comunicación, familiares y amigos del reportero gráfico asesinado.

Después viajaron hacia Pinamar, lugar donde fue hallado muerto en el interior de su automóvil el 25 de enero de 1997. Allí plantaron un árbol en su memoria al lado del monolito que lo recuerda sobre la entrada de la ciudad costera.

Por su parte, el Sindicato de Prensa Bonaerense realizó un homenaje en la ciudad de la Plata. Como todos los años, colocaron una ofrenda floral en el monumento que recuerda a Cabezas, que está ubicado frente a la gobernación de la provincia y se leyó, además, un documento que hizo eje “contra la desmemoria y la impunidad .

La investigación sobre el crimen tuvo avances y retrocesos notorios. Sin embargo, estableció que el fotógrafo fue asesinado por una banda conformada por policías y civiles. En el mes de febrero del 2000, un tribunal de Dolores sentenció a reclusión y prisión perpetua a ocho acusados. Los condenados fueron los policías Gustavo Prellezo, considerado por la justicia como autor material del crimen, Sergio Cammarata y Aníbal Luna, pero no fueron los únicos.

Integrantes de la banda conocida como “Los Horneros también estuvieron presos. Entre ellos, Horacio Braga, Sergio Gustavo González, José Luis Auge y Miguel Retana, quién murió en prisión, y Gregorio Ríos, Jefe de custodia, en ese momento, del empresario Alfredo Yabrán.

Juan Manuel Casal, ministro de Justicia bonaerense, consideró que “once años es mucho tiempo en calendario, pero poco para el dolor de la familia y fundamentalmente lo que significó a toda la prensa argentina que un fotógrafo sea brutalmente asesinado . 

Sobre la investigación, consideró que “fue difícil pero exitosa, con condenas severas. Luego por las complejidades del sistema procesal y el 2x1, para la Casación fue suficiente para liberarlos. Eso fue una decisión judicial con la que uno puede o no estar de acuerdo, pero en definitiva es una sentencia de juicio , finalizó el ministro.