Vacunación Covid: ¿sirve medir anticuerpos después de la inmunización?

La medición de anticuerpos muestra solo una parte de la respuesta del sistema inmunológico. La plataforma argentina COVID-T promete dar una mejor respuesta. ¿En qué consiste?

La medición de anticuerpos es una foto de una parte de la respuesta del sistema inmunológico y los valores que arroja no contemplan la existencia de otros componentes claves como los linfocitos B y T de memoria que permitirán, en el largo plazo, que el organismo se defienda, explicó a Télam el reconocido investigador del Conicet Gabriel Rabinovich.

Rabinovich, director del Laboratorio de Inmunopatología del Instituto de Biología y Medicina Experimental (Ibyme, Conicet), detalló que "los anticuerpos y los linfocitos T actúan de manera complementaria" para controlar las infecciones.

Coronavirus en Argentina: se duplicaron los testeos y fue un sábado récord de casos, con más de 32.000

Y añadió que mientras los anticuerpos "pueden disminuir con el tiempo", los linfocitos T generalmente se mantienen y son los que permiten la "inmunidad celular de memoria", es decir, que el organismo se defienda cuando se encuentra de nuevo con el patógeno (en este caso, el virus) en un futuro.

COVID-T


La plataforma COVID-T, que fue desarrollada por el equipo del investigador Gabriel Rabinovich, posibilitará estudios comparativos sobre la magnitud y naturaleza de los linfocitos T de memoria generados en personas vacunadas con diferentes esquemas contra el coronavirus y en pacientes recuperados a lo largo de un año.

"Hace dos meses que terminamos de ajustar y presentamos una plataforma estandarizada que permite monitorear la cantidad y calidad de linfocitos T y hace dos semanas que comenzamos a procesar las muestras", describió a  Rabinovich, quien indicó que el trabajo se está realizando en forma conjunta con el Hospital Pirovano, el Austral y una red de hospitales coordinada por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.

COVID-T, que fue presentada oficialmente el 28 de abril pasado por la Unidad Coronavirus Covid-19, proveerá información útil para la toma de decisiones a corto, mediano y largo plazo, y para el diseño de nuevas estrategias inmunoprofilácticas e inmunoterapéuticas en el escenario de la pandemia por SARS-CoV-2.

Rabinovich explicó que el estudio "tiene tres objetivos centrales; por un lado monitorear la respuesta de linfocitos T en pacientes que han sido infectados por Covid-19 durante el curso de la recuperación a lo largo del tiempo, por el otro estudiar cómo la memoria de esos linfocitos se activa en individuos que han sido vacunados con una o dos dosis, y por último cómo se mantiene esa memoria inmunológica a lo largo del tiempo".

Vacunas: los nuevos grupos que recibirán dosis en la provincia de Buenos Aires

"La información que podremos obtener es muchísima: respuesta frente a diferentes vacunas, qué pasa si un individuo se vacuna y después se contagia Covid, o a la inversa, si había tenido Covid y después se vacunó", señaló el investigador.

También "se puede evaluar si la memoria inmunológica T va declinando con el tiempo como los anticuerpos o si se mantiene, y si la memoria inmunológica es comparable entre las diferentes estrategias de vacunación", explicó.

"Toda esa información es clave a nivel epidemiológico y para la toma de decisiones sanitarias, más que como respuesta individual", añadió.

El proyecto recibió el financiamiento conjunto y apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), y la Fundación Bunge y Born, en el marco de la "Unidad Coronavirus COVID-19".

Vacunación COVID CABA: ya pueden inscribirse las personas de entre 55 y 59 años, cómo pedir turno


COVID-T fue desarrollado por investigadores del Instituto de Biología y Medicina Experimental (Ibyme), liderado por Rabinovich y encabezado por las becarias del Conicet Florencia Veigas y Montana Manselle Cocco, en colaboración con el Biobanco de Enfermedades Infecciosas (BBEI) del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (Inbris) y el Hospital General de Agudos Dr. Ignacio Pirovano.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios