Planificación y prevención: la clave para bajar el delito en la Ciudad

Tras su renuncia al Ministerio de Seguridad para ser precandidato a diputado nacional, Diego Santilli hizo un repaso de su gestión para diseñar los proyectos que llevará al Congreso.

En los últimos días, el ahora precandidato a diputado Diego Santilli bosquejó toda su gestión, números y estrategias llevadas a cabo en sus más de tres años como Ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires para diseñar las políticas y proyectos que propone presentar ante la Cámara Baja.

Desde adentro de la campaña los allegados al precandidato tienen en claro que el mayor problema de los bonaerenses, como es el caso de la inseguridad, son las políticas que mejor pudieron resolver en la Ciudad. Con esa confianza afirman que desembarcaran en la provincia más grande, habitada y compleja del país para ganar la elección.

Con respecto a la disminución del crimen en CABA, desde el entorno de Santilli afirmaron que no hay un problema con una solución, ni un éxito con una política específica sino que los logros fueron a base de complementar tecnología con inversión y formación de la mano de políticas públicas.

Según el Mapa del Delito publicado por el gobierno porteño los robos al 2020 se encontraban en el menor nivel desde el año 2000. Los delitos de motochorros bajaron un 60%, el robo de autos al 50% y el secuestro extorsivo un 90%. Por lo que desde el equipo de Santilli alentaron la posibilidad de plantear una réplica del sistema aplicado en la Ciudad pero en la provincia o al menos en algunos municipios del Conurbano donde las cifras de delitos aumentaron sustancialmente.

"No es el Centro de Monitoreo, o el anillo digital, o las diez mil cámaras o los 19.000 agentes ni la nueva formación, es todo junto para terminar con la inseguridad", sostuvieron cerca de Santilli para afirmar la idea de la Seguridad como un todo.

En otras palabras, dentro del comando de campaña se analiza la forma de replicar en proyectos lo hecho en Ciudad para la Provincia. Hay quienes plantean que se puede hacer un Centro de Monitoreo Urbano (CMU) bonaerense, donde se monitorea cada segundo de la vida porteña y sus 74 ingresos filmados por el anillo digital y que también se pueden replicar los anillos digitales en otras zonas calientes de delito.

El anillo digital y la información que luego se analiza desde el propio CMU actualmente sirven para identificar a los vehículos que tengan impedimentos y que ingresan o egresan de la Ciudad. Básicamente, son 498 lectoras de patente y 120 cámaras de video que controlan todos los movimientos vehiculares y llevaron una inversión millonaria por parte de la Ciudad.

"Fue la mezcla de decisión, inversión determinación y convicción, sino esto no se lograba", dice Santilli sobre la puesta en marcha de este plan integral.

En cuanto a las visitas a las localidades, los próximos a Santilli comentaron que ya lleva cerca de 80 recorridas tomando datos y estadísticas sobre el delito en el Conurbano. Anotando en su agenda: venta de drogas, narco menudeo, robo de celulares, droga en menores, violencia de género y alcoholismo en los adolescentes. También se configuraron recorridas priorizando las zonas rojas o calientes donde el delito ya es el problema primero de los que allí viven.

Así entonces, Santilli ya empezó a planear lo que va a ser su desembarco de cara a su próximo desafío de ser diputado.

"En la inseguridad no hay partido ni bandera, en esto hay personas que sufren, hay que dejarse de joder y salir a mejorarle la vida a la gente. En la Ciudad nos decían que era imposible, invertimos, laburamos, no dormimos y lo logramos, no es imposible, es difícil, pero lo vamos a hacer en la Provincia", concluyeron desde el entorno del ex ministro de Seguridad.

Tags relacionados