Enseñanza

El cuento de la langosta: la lección de management que ningún líder se puede perder

La historia de este animal marino puede extrapolarse al mundo del liderazgo y de los negocios sobre un ejemplo sobre la dificultad de crecer.

El reino animal está lleno de lecciones que las personas podamos tomar y utilizar. Existen comportamiento de diversas especies que pueden extrapolarse a situaciones cotidianas y de las cuales se pueden aprender. Muchas de ellas están relacionadas con la resiliencia, el liderazgo e incluso el emprendedurismo.

Por caso, el sitio británico Self Space detalló una valiosa enseñanza que puede tomarse de la experiencia de un ser vivo que quizá no es de los más mencionados usualmente: la langosta. En particular destaca lo que las langostas pueden enseñarle a las personas sobre los tiempos difíciles y la necesidad de crecer.

"Usualmente todas las emociones desafiantes o fuertes son señales de crecimiento y solo necesitamos mirar bien a las langostas para observar como ese crecimiento llega a través de la adversidad", puntualiza.

A diferencia de lo que sucede con otros animales, el exoesqueleto (o caparazón) de las langostas no crece al mismo ritmo que su cuerpo. Es por esto que, cuando les queda chico para su tamaño, estas se sienten incómodas y limitadas, además de que empiezan a sentirlo demasiado rígido. Lo mismo puede sucederle a una persona en un trabajo o ante determinado rol.

Cuando esto sucede, la langosta se retira a un lugar seguro, se separa de su caparazón y produce un exoesqueleto nuevo. Sin embargo, esto lleva un proceso de endurecimiento hasta que el animal se siente cómodo con su nueva ‘casa'. Además, esta no será la primera ni única vez que realice esta mudanza, sino que lo repetirá el proceso a medida que va creciendo.

"Para la langosta, el incentivo para continuar creciendo es ese sentimiento de incomodidad", indica la publicación. Y concluye: "Crecer puede ser incómodo a veces y quizá sea necesario una retirada mientras estamos en ese estadio medio de vulnerabilidad, pero luego se resurge más fuerte".

La firma Self Space está basada en Londres y trabaja tanto con particulares como con clientes corporativos. Con estos últimos se encarga de transformar la cultura corporativa en una más saludable.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios