SUSTENTABILIDAD

Giro verde para pymes y emprendedores: qué es y cómo puede ayudar a ganar más con menor impacto ambiental

Cuáles son los beneficios de una adaptación 'verde' de las empresas y qué rol debe asumir el Estado para promover el desarrollo sustentable en el ecosistema de negocios y emprendedores en Argentina

Según el informe de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) 30,7 de los 40,5 millones de desplazamientos humanos que se dieron en el mundo en 2020 fueron consecuencia de desastres naturales. Y el 98% de esas migraciones forzadas se debieron principalmente a tormentas e inundaciones. Es decir, a cuestiones relacionadas con el cambio climático y catástrofes del medio ambiente.

El año 2021 no es excepción: inundaciones masivas en Europa y en China -la mitad de las precipitaciones anuales calculadas para la ciudad de Zhengzhou durante este año cayeron en tan solo 6 horas- y temperaturas extremas en los Estados Unidos. Pero también situaciones más cercanas, como la histórica bajante del Río Paraná, que registró su caudal más bajo desde hace medio siglo, y las nevadas en Brasil, son solo algunos ejemplos elocuentes.

En este marco, hay consenso mundial en la necesidad de un cambio de paradigma para enfocar el manejo de la crisis por parte de los países. Pero el rol fundamental lo juega el compromiso de las empresas, PyMES y emprendedores por incorporar el desarrollo sustentable a sus procesos productivos.  

Un metro bajo cero: el récord que medirá el río Paraná si sigue la bajante

Frente a esto, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por la ONU en 2015 con foco en el 2030 plantean 17 objetivos para una agenda común de promoción del desarrollo sostenible. De ellos, 7 se enfocan específicamente en el ambiente: agua, energía, ciudades y consumo sostenible, cambio climático, preservación de los océanos y de los ecosistemas, y diversidad biológica.

Argentina suscribió ese pacto y a mediados de julio lanzó el Plan de Desarrollo Productivo Verde con 12 puntos de trabajo. El plan impulsado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, tiene como ejes:

  • Promover una industria nacional para la economía verde
  • Fomentar la transición hacia una economía circular
  • Propiciar una producción sostenible para mayor competitividad
  • Impulsar una industrialización sostenible de los recursos naturales asociada al desarrollo de proveedores nacionales y la integración de los actores locales

Los argentinos cada vez más "verdes": en pandemia compraron más productos sustentables, cuáles prefirieron

Para Diego Moreno y Carlos Gentile, titulares de la consultora Cicla especializada en soluciones para el desarrollo sustentable, la clave en políticas como la anunciada por Kulfas es apuntar a una articulación integral que incluya al sector público y privado; y que su puesta en marcha sea un compromiso de otros ministerios y organismos públicos y no sólo de la cartera de Desarrollo Productivo.

"Lo importante es que estas políticas sean parte de una visión común, porque sino termina habiendo distintos enfoques dentro de un mismo Gobierno", destaca Moreno, especialista en manejo y conservación de recursos naturales y política ambiental.

Economía verde: qué es y cuánto dinero pondrá el Gobierno para las pymes

DESARROLLO SUSTENTABLE: beneficios para pymes y emprendedores

Aplicar el desarrollo sustentable, entendido como un modelo de crecimiento económico que considera y se mantiene en línea con el cuidado ambiental y la equidad social, no solo permite un balance sano en la utilización del ambiente, sino que también apunta a un crecimiento en la productividad de forma compatible con el cuidado del planeta.

En este marco, la primera de las 12 medidas establecidas en el Plan de Desarrollo Verde se trata del Plan PyMEs Verdes, que da la posibilidad a las pequeñas y medianas empresas de pedir un préstamo de hasta 50 millones de pesos para realizar una "adecuación ambiental". Eso incluye desde "la implementación de sistemas de gestión ambiental, la construcción de instalaciones hasta la adquisición de bienes y capital adicional".

El futuro será sostenible o no será: el nuevo desafío de las empresas

Desde Cicla, Gentile asegura que "hay opciones eficientes desde el punto de vista productivo, económicamente sostenibles y ambientalmente viables, además de alcanzables para la industria ya que no son ideas utópicas".

Según la consultora, si una PyME logra cumplir ciertas pautas ambientales no sólo puede ahorrar dinero en procesos e impuestos, sino que también puede acceder a mejores tasas a la hora de pedir préstamos y a valores más bajos al pagar un seguro.  

No es incompatible la inversión en desarrollo sustentable y una mayor productividad y ganancia

Gentile ilustra el punto basándose en el trabajo de Cicla con bancos y aseguradoras: "A nivel fiscal se dieron cuenta que a una empresa, Pyme o emprendedor que no tiene en cuenta los riesgos climáticos le tienen que cobrar más por el mismo seguro. Los bancos también van a empezar a prestar o no en función de la previsibilidad de esos riesgos porque pueden llevarlas a fundirse".

La Encuesta de Informes de Sostenibilidad del KPMG de diciembre 2020 analizó justamente este punto en base a dos grupos empresariales: el G250, es decir, "las 250 empresas más grandes por ingresos (según el Ranking Fortune 500 de 2019); y el N100, "una muestra de 5.200 empresas que comprende el top 100 de las organizaciones por ingresos en cada uno de los 52 países y jurisdicciones investigados".  

Los resultados ESG de las empresas, cada vez más mirados por los inversores

El relevamiento analizó los reportes de impacto ambiental de las empresas en tres áreas: pérdida de biodiversidad, cambio climático y reportes según los (ODS). ¿Las conclusiones? 

  • Biodiversidad: Solo alrededor de una cuarta parte de las empresas encuestadas con un riesgo alto o medio de impactar en la pérdida de biodiversidad actualmente dan cuenta de ese riesgo en sus informes corporativos.
  • Cambio climático: El 43% de las empresas N100 y 56% de las G250 ahora reconocen los riesgos financieros del cambio climático en sus informes. Ambos números aumentaron significativamente desde el último informe, realizado en 2017.
  • ODS: Una mayoría significativa de las empresas (68% de las N100 y 72% de las G250) ahora conectan sus informes corporativos a los ODS.

En conclusión, dar el salto verde requiere de una inversión muy grande, en especial para las micro PyMES y emprendedores, es preciso que "haya financiamiento específico para ayudarlas". Por eso, el plan de Kulfas para apuntalar ese giro verde resulta una alternativa viable para que las empresas más pequeñas puedan reconvertirse para lograr no solo un menor impacto ambiental sino también una mejoría en sus cuentas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios