Miles de mujeres se movilizaron a Plaza de Mayo por el #8M

Las distintas agrupaciones se concentraron en su mayoría en el Congreso. Al llegar a Plaza de Mayo representantes de distintos colectivos leerán un documento.

Miles de mujeres se movilizaron por las avenidas del centro porteño desde el Congreso hasta Plaza de Mayo en el marco del tercer "Paro Internacional Feminista, 8M".

Según los organizadores, participan colectivos de "lesbianas, travestis, trans, bisexuales, personas no binarias, gordas e intersex junto a trabajadoras ocupadas, desocupadas, precarizadas, y de la economía popular".

Al finalizar la marcha en Plaza de Mayo, una mujer, una persona trans, una afrodescendiente, una representante de pueblos indígenas, otra de activismo gordes, trabajadoras en lucha y Taty Almeyda, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, leerán un documento que fue elaborado por la comisión organizadora.

En medio de la multitudinaria movilización las organizadoras debieron iniciar una colecta en plena Plaza de Mayo para poder solventar el gasto de los equipos de audio, ya que se quejaron de que la CGT y las CTA se negaron a dar "el dinero que habían prometido".

El curioso hecho se dio antes de que comenzara el acto central, apenas pasadas las 19:00, cuando una de las organizadoras tomó el micrófono y advirtió sobre la situación.

"Hay organizaciones, como la CGT y las distintas CTA, que están boicoteando este acto y se niegan a entregar el dinero que prometieron para que podamos realizar el acto que con tanto esfuerzo construimos. Por eso estamos llamando a la solidaridad, porque este es el acto de todas las que estamos acá y de las que ya no están. Por favor, ayuden y colaboren, así podemos dar comienzo al acto", explicó.

Ante ese pedido, a un costado del escenario principal se montó una suerte de ‘tesorería‘ para recibir el dinero que aportaron gran cantidad de asistentes a la movilización.

En tanto, grupos de niñas y adolescentes con los pañuelos verdes que reivindican la campaña por la legalización del aborto, marchaban junto a mujeres que portaban el pañuelo violeta que rechaza la violencia machista y otras que con los pañuelos naranjas reclamaban la separación de la Iglesia y el Estado.

Muchas de esas chicas también llevaban pancartas en las que reclamaban por los derechos de las niñas víctimas de violaciones que quedaron embarazadas y no pudieron acceder a la interrupción legal del embarazo.

Los vendedores que habitualmente trabajan en las manifestaciones ofreciendo bebidas frías o sandwiches mezclaban sus voces esta tarde con quienes ofrecían pintar los rostros de los manifestantes a cambio de una contribución a voluntad.

Además, numerosos artistas realizaban intervenciones entre los manifestantes realizando acrobacias, breves teatralizaciones y otras presentaciones.

 

Tags relacionados