Quién es la única mujer que conduce una millonaria ambulancia del SAME

En casi 60 años de servicio nunca una mujer había accedido a ese puesto, pese a no existir ningún impedimento legal. Paola Garbalena tiene ahora la responsabilidad de ser la primera al frente de una unidad millonaria que funciona como una terapia intensiva sobre cuatro ruedas.

Pasaron casi 60 años para que el sexo femenino llegue al volante de una ambulancia. Paola Garbalena se convirtió a fin de año en la primera conductora de ambulancia del SAME, el servicio de atención médica de la ciudad de Buenos Aires que en 2018 realizó 300.000 auxilios.

No existía ningún impedimento legal para que una mujer acceda a ese cargo, sin embargo, ninguna lo había alcanzado. El sexo femenino, tradicionalmente, trabajaba en el área operativa o como radioperadoras. En este último sector se fogoneó durante siete años, previo a su primera experiencia como conductora de micros escolares.

“Cuando a vos te llaman te enteras de todo, pero no ves nada. El mecanismo ahora es el mismo, solo que cuando llegas al lugar lo ves en vivo y en directo , explica Paola, 40 años, una hija de 2, en su día franco, sentada en una oficina del ministerio de Salud porteño.

Detrás de ella, una veintena de fotografías de ex ministros de Salud cuelgan sobre la pared. Son todos hombres. La imagen de Graciela Reybaud, la primera ministra mujer esta en otro costado; es la antecesora de Ana María Bou Pérez, la actual titular de la cartera.

“Hay una política de gobierno que esta mirando en todos aquellos lugares que, por gestiones culturales e históricas,la mujer ni siquiera se planteaba estar en ese lugar , explica Bou Pérez.

Foto: prensa Ministerio de Salud porteño

Junto a Alberto Crescenti, titular del SAME, le propusieron a Paola subir a la ambulancia. Como contaba con varios cursos realizados durante sus años de radioperadora, como los vinculados a emergencias traumatológicas, psiquiátricas y de respiración cardiopulmonar, obvió la capacitación y saltó directo al lugar del conductor, en un principio acompañada por un chofer a cargo que la asistía.

Su primer operativo llegó de casualidad. “Fuimos a hacer un relevamiento para ir conociendo las guardias de los hospitales. Estábamos saliendo del Ramos Mejía por la avenida Belgrano y nos para la policía porque había una paciente con convulsiones , recuerda.

Millonaria responsabilidad

Paola trabaja una guardia de 24 horas por semana, más una guardia rotativa por mes y una guardia flotante (en reemplazo de choferes que se toman el día). Su zona de trabajo asignada es microcentro. Lidia con cortes, manifestaciones y tránsito a bordo de una ambulancia de 700 kilos valuada en $ 6.500.000.

Foto: prensa Ministerio de Salud porteño

Cada unidad esta equipada como la terapia intensiva de un hospital, detalla Crescenti. Entre otros, cuenta con suspensión hidroneumática, doble airbag, anti vuelco y anti derrape. Fueron diseñadas por él mismo junto a Mercedes Benz. En el centro, una camilla automática –requiere mínimo esfuerzo tanto de los conductores como de los médicos- con garantía de 150 años esta preparada para transportar sujetos de hasta 310 kilos.

“Ser conductor de ambulancia de SAME no es lo mismo que otro tipo de emergencia. Es algo muy particular. Hay situaciones muy delicadas, comprometidas; hablamos de explosiones, derrumbes, incendios, accidentes, violencia de género, trastornos psiquiátricos. Paola ha tenido su entrenamiento, no es que se sienta en la ambulancia y maneja , agrega el titular del servicio.

Foto: prensa Ministerio de Salud porteño

Cuando esta de guardia Paola viaja solo con un médico. De los 229 profesionales que integran el SAME en la ciudad, 100 son mujeres. Ella es la única conductora entre 588 hombres y espera abrirle la puerta a muchas más, aunque aún le cuesta asumir la magnitud del primer paso que dio para el resto de sus compañeras.

“Las mujeres van a poner una cuota diferente, ni mejor ni peor, a este momento de emergencia, de dolor y contención , afirma la ministra.

Crescenti dice que la seleccionó para ser la primera por su tranquilidad, su respeto por el tránsito – “no por llegar más rápido tenés el mejor equipo" - y su buena llegada. En el brazo izquierdo Paola lleva tatuada su cuarta aptitud: “Stay strong (“Mantenerse fuerte ).

Tags relacionados