La esposa de Soria está en condiciones de declarar

Así lo afirmaron los peritos que la examinaron y sería interrogada la semana que viene, cuando se incorpore el juez de la causa Emilio Stadler.

Susana Freydoz, la viuda del gobernador rionegrino Carlos Soria, ya estaría en condiciones de declarar en la causa en la que se la está investigando por la muerte de su marido, aseguró hoy el abogado que la representa, Alberto Riccheri.

El letrado se quejó porque “recién ayer” comenzaron a practicarse los exámenes toxicológicos para establecer las sustancias consumidas por Freydoz horas antes de dispararle a su esposo y criticó al juez Juan Pablo Chirinos porque “hace análisis” de su estrategia de defensa a través de los medios.

“Ella está evolucionando a un tratamiento médico psiquiátrico”, afirmó su abogado, quien consideró que por eso sería “factible” que pueda prestar declaración sobre la muerte de Soria, ocurrida en la madrugada del 1 de enero mientras estaban juntos en el dormitorio matrimonial.

La mujer no será citada a indagatoria antes de la semana próxima, cuando se reincorpore al trabajo el juez de la causa, Emilio Stadler, quien hasta ahora fue reemplazado por Juan Pablo Chirinos.

En declaraciones por Radio 10 Riccheri aclaró, no obstante, que “es necesario otra serie de estudios, esperar la conclusión de exámenes toxicológicos porque tiene relación directa con el desequilibrio psicológico, psiquiátrico y emocional. Hacer conclusiones sin tener en cuenta de eso sería por lo menos irresponsable”.

Riccheri negó que su defendida tenga un trato privilegiado, ya que está sospechada del crimen de su marido y no ha sido detenida, y afirmó que “hay jurisprudencia” nacional y provincial que avalan esa situación.

“No hay un trato, desde mi óptica, desigual”, sostuvo porque ella está en “prisión o detención domiciliaria que, a efectos de la investigación, es lo mismo que si estuviera detenida”.

Rechazó que una persona en su condición, “totalmente desequilibrada, con riesgo de suicidio”, pueda ser recluida en una cárcel porque el juez se estaría “comprando un gran problema”.

El Poder Judicial de la provincia, aclaró luego, “no fue ni designado, ni monitoreado por el peronismo rionegrino”.

Riccheri criticó, sin nombrarlo, a Chirinos porque actúa como si tuviera “una obligación de comunicar” los detalles de la causa. Entonces, “hace análisis de mi estrategia de defensa”, sostuvo, cuando, opinó, “debería llamarse a silencio”, tras lo cual lamentó que “siempre” exista “ese frenesí de informar”.

Chirinos, por su parte, en declaraciones a la prensa, dijo sentirse presionado para dictar la prisión preventiva de la mujer, tanto desde la sociedad rionegrina como desde el mismo Poder Judicial de la provincia.
 

Tags relacionados
Noticias del día