Cuando las regulaciones del gobierno español juegan una mala pasada

El sector del juego online venía de largos años de continua prosperidad hasta que llegó la recesión económica causada por la emergencia sanitaria global.

Aunque el porcentaje de actividad por internet es ínfimo con respecto a las cifras totales que mueve la banca, la industria online tiene una gran proyección, y ha demostrado adaptabilidad a las contingencias negativas. Este fenómeno —el progresivo pasaje del juego tradicional a la modalidad online— responde a un proceso mayor, que es el de la virtualización de la experiencia humana, y que parece tanto irreversible como necesario para la continuidad de los sistemas como los conocemos. Esto implica un menor vínculo presencial y físico entre las personas, pero una enorme potencialidad de comunicación gracias a las redes ubicuas.

Contexto negativo para la industria del juego

Los operadores de póker online, así como los de otros juegos de apuestas, esperaban que el cierre de los casinos físicos favoreciera su actividad. Así pues, al comienzo de la pandemia trabajaron en innovaciones en sus sistemas para dar la bienvenida a nuevos usuarios, como se puede leer en www.casinos-online.es.

Es importante resaltar que el crecimiento de estas empresas depende sobre todo de la cantidad de nuevos usuarios que participan en las apuestas.  Así, aunque cada jugador invierta menos dinero con el tiempo, el sistema se garantiza la entrada de nuevos consumidores de manera constante. Este modelo funcionó bien durante el comienzo de los grandes confinamientos mundiales, aunque pronto los números comenzaron a decaer, y tanto el sector del póker como el de otros juegos online se declararon en crisis. Esto se debió a varios factores.

Relaciones tensas con el gobierno español       

El gobierno de España, encabezado por Pedro Sánchez, está constituído por una coalición que une a los partidos PSOE y Unidas Podemos, de tradición centroizquierdista. En la conformación de esta alianza de gobierno, el año pasado, se dispuso tomar medidas para regular la banca de manera más estricta, en pos de prevenir conductas desordenadas de juego —como la ludopatía— y luchar contra el juego infantil. Si bien los representantes de la industria estuvieron en contra de estas medidas, no fueron afectados directamente en el corto plazo.

No obstante, en plena cuarentena española, el gobierno aprobó el Real Decreto-ley 11/2020, en el que se implementaba, entre otras numerosas medidas, la prohibición de hacer circular publicidad de casinos online y casas de apuestas. Esto obligó a los servidores de póker y de otros juegos a retirar todos sus anuncios de redes sociales, portales de noticias, cadenas de mensaje, y un largo etcétera.

Justamente debido a ese continuo flujo de publicidad de este rubro fue que el gobierno español entendió que se debía proteger a los sectores vulnerables de la sociedad, quienes, confinados y sin posibilidad de mayor esparcimiento, quedaban a la merced de las pautas publicitarias. La medida también implicó el cese de todos los bonos de bienvenida y promociones que este tipo de plataformas suelen usar para captar nuevos miembros.

Como se ha señalado, el principal eje de los servidores de juegos online como el póker es la incorporación de nuevos usuarios constamente; sin la herramienta de la publicidad, que suele ser invasiva, estos índices centrales comenzaron a caer. Esto provocó duras críticas desde el sector del juego, a las que se dio voz en el reciente congreso de Jdigital, la organización española que nuclea al juego online, donde los directivos se manifestaron fuertemente en contra de las medidas de Pedro Sánchez.

Desde el punto de vista de esta entidad, que es la más grande del juego online en lengua española, el gobierno español no respeta los esfuerzos que hace el sector por promover un servicio legal y ético. En respuesta, el Ministro de Consumo español, Alberto Garzón, reafirmó la postura oficial: se debe proteger a los sectores vulnerables de la sociedad en épocas de excepción como éstas, no solo por motivos económicos, sino también por cuestiones de salud pública, ya que la ludopatía fue declarada recientemente una enfermedad mental. Aun así, el Real Decreto ya ha sido derogado con la apertura de la cuarentena española.

Caída de los mercados y de la actividad económica

Además, los servidores de póker y otros juegos de apuestas han sido afectados por las caídas financieras. Aquellas empresas que cotizan en bolsa vieron caídas estrepitosas, como William Hill, que perdió casi el 75% de su patrimonio en marzo y debió entrar en el salvataje económico de la Reserva Federal y el gobierno británico.

Igualmente ocurre en Argentina con diversas industrias, que deben recibir el apoyo del Estado para mantener su actividad. Sin dudas, en un marco económico desfavorable para todo el mundo, la industria del juego no iba a ser la excepción.

Tags relacionados
Noticias del día