Mercado automovilistico

Turbulencias para el unicornio más valioso de América latina

Kavak, la startup de origen mexicano, se expande por el mundo. Pero en la región deja atrás un año de despidos y achicamientos que ponen en duda su crecimiento.

Así como los futbolistas juveniles tienen como sueño jugar un Mundial, la ilusión de los emprendedores que están dando sus primeros pasos en el mundo de los negocios es fundar una compañía que alcance la categoría de "unicornio". 

El término, acuñado en 2013 por la inversora estadounidense Aileen Lee, ya excedió las fronteras del mundo estrictamente empresarial y financiero, y su definición es conocida, pero vale la pena recordarla: se llama unicornio a las startups (empresas emergentes) que alcanzan una valuación de u$s 1.000 millones. 

Hay algo que puede parecer paradójico: que una empresa tenga una valuación multimillonaria no significa que esté pasando un presente luminoso. Más aún: puede que, incluso, todavía no sea rentable. Ocurre que las valuaciones se basan más en las expectativas de los inversores, basadas en el potencial del modelo de negocios y en su escalabilidad, que en los desempeños en el presente. Este parece ser el caso de Kavak, la plataforma de compraventa de autos usados. 

Kavak nació en México y, en octubre de 2020, se convirtió en el primer unicornio del país Azteca. Poco más de dos años después, ya es la startup más valiosa de la región: está cerca de alcanzar una valuación de u$s 9.000 millones. Se expandió rápidamente por la región, y ya opera en México, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Argentina

Además de la compraventa de autos usados certificados (a los que la empresa denomina "seminuevos", porque no pueden tener más de 10 años de antigüedad), Kavak desarrolló una pata fintech: ofrece financiación para la compra de los autos. En Argentina, por ejemplo, se puede obtener un auto pagándolo en 60 cuotas fijas.

El 2022 fue un año paradójico para Kavak. Por un lado, se estableció en Colombia, Chile y Perú y anunció su desembarco en mercados emergentes y, según anuncia la empresa, prometedores: Emiratos Árabes, Omán, Arabia Saudita y Turquía. Apuesta especialmente por este último país: según sostiene Kavak, el mercado turco de autos seminuevos es el tercero más grande del mundo, y apuntan a llegar a las 300.000 transacciones anuales en 2025. Además, Kavak sigue recibiendo fondos frescos. En una ronda de inversión en septiembre de 2022, logró acuerdos financieros con varios bancos (HSBC, Goldman Sachs y Santander) que le permitieron cosechar más de u$s 800 millones.

Sin embargo, estas apuestas por el futuro coinciden con un presente más bien turbulento. Hacia fin de año, Kavak anunció un importante recorte de gastos y de personal. Según la dirección ejecutiva de la empresa, la desaceleración del crecimiento obligó a una reestructuración general de la empresa. No hubo muchas precisiones oficiales, pero desde entonces se desató una oleada de despidos en todos los países en los que Kavak opera.

Pese al hermetismo de la empresa, trascendió que en Argentina el recorte de personal habría alcanzado a unas 200 personas, lo que equivale a un 20% de la plantilla. Vale recordar que, en el país, Kavak opera desde 2020 y cuenta con un catálogo de casi 1300 autos, seis oficinas comerciales y un centro de reacondicionamiento de vehículos en Tigre de 17.000 metros cuadrados. Hasta el recorte de fin de año, Kavak Argentina contaba con 1000 empleados. No todos ellos se concentraban en la operación local: existe también un equipo establecido en Argentina pero que acompaña a Jaime Macaya, el CEO de Kavak para Sudamérica Hispanoparlante, en la gestión de la empresa en Chile, Colombia y Perú.

Los despidos masivos se replicaron en otros países. Tampoco fueron precisados por Kavak, pero fuentes de la empresa filtraron a medios locales que hubo unos 300 cesanteados en Brasil y que, a nivel global, se achicó un 50% el área de sistemas. Este último dato se corrobora en Argentina, donde 20 de los 42 empleados de sistemas fueron despedidos.

Paralelamente, diversos medios especializados mexicanos sostienen que Kavak está atravesando una fuerte crisis global. Según Bloomberg Línea, "una gestión ineficiente, nepotismo y decisiones centralizadas están llevando a que Kavak atraviese una crisis interna que ha ido permeando hasta la atención al cliente, su actual dolor de cabeza". 

Las quejas ante la Profeco (la oficina gubernamental de defensa al consumidor mexicana) se dispararon en 2022, y, además, las transacciones de automóviles quedaron muy por detrás de lo esperado: se proyectaba para México la venta de 17.000 unidades mensuales, pero apenas se alcanzó un promedio de 3.500.

Para la startup más valiosa de Latinoamérica, 2023 será el año en el que tenga que resolver las tensiones entre un futuro prometedor y un presente turbulento.

Temas relacionados
Más noticias de autos
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.