3 de cada 4 porteños creen que alquileres temporarios impactan de manera positiva en la Ciudad

Según un estudio de Isonomía, los ciudadanos ven en los alquileres temporarios una posible solución a la incertidumbre económica. El 78% de los encuestados cree que representan un impulso para las economías locales.

El alquiler temporario de propiedades a través de aplicaciones es cada vez más relevante en Argentina y especialmente en Buenos Aires. Debido a esto, la consultora de opinión pública Isonomía se dio a la tarea de conocer la percepción de los ciudadanos sobre esta tendencia a través de una encuesta(*) realizada a mediados de año a más 1,300 habitantes de la Ciudad.

El principal resultado es que el 76% de los encuestados cree que los alquileres temporarios tienen un impacto positivo en la Ciudad. El 78% opinó que estos representan un impulso a las economías locales y la gran mayoría de los encuestados, un 80%, considera que los alquileres temporarios representan un ingreso extra necesario para quienes llevan a cabo la actividad.

Esto es un reflejo de la situación de incertidumbre que vive la economía del país. Durante octubre la inflación fue del 3,3% y ya acumula un 41% en 2019, lo que ha ocasionado que más personas busquen obtener ingresos extra para mantener su calidad de vida.

Isonomía también abordó en su encuesta uno de los temas más polémicos referentes al alquiler temporario: la opinión de los vecinos. Dentro de los resultados, el 76% está de acuerdo en que sus vecinos compartan su vivienda principal, esto habla de la solidaridad que existe entre los porteños para apoyar juntos el desarrollo económico para todos ya que el turismo de barrio impacta económicamente a restaurantes, comercios locales e incluso al transporte. Dentro de los resultados también se resaltó que el 61% no cree que deba haber un límite de días al año para los alquileres temporarios.

Otro de los temas que se evaluaron en esta encuesta fueron las causas percibidas del incremento del precio de los alquileres a largo plazo, y la respuesta fue contundente: un 97% que no considera que los alquileres temporarios tengan influencia en el alza de los alquileres a largo plazo. Entre varias razones, el 41% lo atribuye al precio del dólar, el 34% a problemas económicos como alta inflación y presión impositiva y el 5% a la falta de construcción de viviendas accesibles.

Pero también la población está a favor del crecimiento ordenado de este modelo de negocio, ya que el 64% dijo estar a favor de que se regule esta actividad, considerando condiciones justas que más que limitar la oferta, permitan un desarrollo organizado. Dentro de los resultados de la encuesta los porteños consideraron lo siguiente:

  • El 79% cree que los anfitriones deberían poder registrarse fácilmente con una declaración jurada en línea.
  • El 81% cree que los procesos de registro deben ser simple y de manera online.
  • El 76% cree que el Registro debe producir un permiso de manera instantánea para comenzar a operar automáticamente.
  • Para el 68% de los encuestados el registro debería ser voluntario para viviendas primarias.
  • También el 65% de las personas opina que toda la industria de la hospitalidad tiene altos costos regulatorios y fiscales y que tanto los alquileres temporarios como la hotelería tradicional se verían beneficiados por una flexibilización y modernización de las regulaciones.
  • Finalmente el 85% de los encuestados destacó que no cree que esta actividad debería estar prohibida.

 Los alquileres temporarios están lejos de ser percibidos como un problema para los ciudadanos, por el contrario parecen representar posibles soluciones a unos de los problemas que más los aquejan como la incertidumbre económica. Una regulación excesivamente restrictiva sería percibida como negativa e innecesaria.

Tags relacionados