Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Kirchner, símbolo de la distorsión de valores

El santacruceño fue elegido como el presidente que más favoreció la corrupción en 200 años de historia. El autor de esta nota alude al cinismo del ex presidente y hasta compara su figura con la de El Avaro de Molière.

por  DANIEL SABSAY

Constitucionalista
1
Kirchner, símbolo de la distorsión de valores

No sorprende que Néstor y Cristina Kirchner sean considerados los Presidentes más corruptos de nuestra historia. Sus administraciones marcaron la apoteosis de este fenómeno, afirmación que confirman los episodios protagonizados por varios de sus principales colaboradores. Una pareja gobernante con pretensiones dinásticas que proyectaba su continuidad con la fallida consagración de Máximo, el primogénito. Sumemos a la hermana Alicia, ministra eterna de Desarrollo Social, hoy gobernadora de Santa Cruz y queda definida una suerte de monarquía vernácula que nos acerca al Haití de los Duvalier o la Nicaragua de los Somoza.

Este modelo feudal que se entronca con nuestro pasado colonial, germinó en la mencionada provincia austral gracias a una colosal destrucción de las instituciones del Estado de Derecho y a la propagación de un "relato" salpicado por la mentira, la distorsión del pasado y el falseamiento de las estadísticas. La búsqueda del poder absoluto se construye con la destrucción sistemática de las instituciones, la eliminación del periodismo independiente y su sustitución por el "militante".

Expresión que alude al alineamiento total de un grupo de ex profesionales que son recompensados con privilegios y prebendas. Lo más grave es que el fenómeno sea replicado por numerosos jueces y fiscales, quienes "militan" por la defensa de un proyecto nacional que provoca la desaparición de una justicia imparcial, objetiva y sometida a la ley, para convertirla en "legítima".

Cooptación

A lo anterior se suman los representantes de la "cultura nacional", instalados en su mayoría en la Biblioteca Nacional a la que transforman en su sede política a expensas del erario público, a cambio obtienen suculentas contrataciones, del mismo modo que destacadas figuras del mundo del espectáculo. La reciente revelación de los honorarios percibidos por Andrea del Boca da cuenta de uno de los principales motivos de tan fervientes lealtades.

El cuadro se completa con la lamentable cooptación de respetados organismos de derechos humanos. Con pena observamos como las presidentas de "Madres" y de "Abuelas" hacen de voceras del Poder Ejecutivo, aceptan jugosas concesiones para la construcción de viviendas o la contratación de sus parientes para desempeñarse en importantes funciones de gobierno. Se destruyen los organismos de control los que pasan a transformarse en herramientas para la extorsión de quienes son considerados "enemigos del proyecto nacional", la "antipatria" o los amigos de la "corpo".

DYN43JPG

Kirchner como gobernador de su provincia comienza la gestión con la remoción del Procurador General, en abierta oposición con el texto de la constitución santacruceña. Utiliza a la Legislatura local para la sanción de una ley que desdobla el cargo, a continuación se declara su vacancia del cargo y el cese de Eduardo Sosa, pues la Procuración queda a cargo de dos titulares. Semejante grosería se vería replicada luego por muchísimos otros exabruptos destinados a eliminar el Estado de Derecho e imponer un modelo de rapiña que entre otras hazañas le permitió a Néstor hacerse de las ya famosas regalías petrolíferas que mágicamente "se fugan" a una cuenta extranjera y nunca regresan.

El cinismo, la permanente utilización de la cadena nacional, el "apriete", el empleo de la "caja" para la compra de voluntades, son los arietes en los que se apoya la acción gubernamental en la que se destaca el "saqueo" de la Nación de la mano de cleptómanos enfermos de codicia. El "éxtasis" que manifiesta Kirchner frente a una caja fuerte repleta de billetes, nos remonta a la reacción de "El Avaro" de Molière ante pilas de monedas de oro, y quedará para la posteridad como el símbolo de una época en la que fueron distorsionados todos los valores.