Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Escasany, la vocación de un hacedor

"La austeridad, sencillez y afabilidad son las notas distintivas de su personalidad", resalta Peruzzotti sobre el presidente del Grupo Galicia, el banquero más valorado en la encuesta de El Cronista.

Escasany, la vocación de un hacedor

El Sr. Eduardo J. Escasany se graduó de Licenciado en Economía en la Universidad Católica Argentina. Comenzó a trabajar en el Banco Galicia en 1973. Fue designado miembro del Directorio del Banco en 1975. En 1979 fue elegido Vicepresidente y desde 1989 hasta 2002 fue electo Presidente del Directorio del Banco y su Director Ejecutivo. Se desempeñó como Vicepresidente de la Asociación de Bancos Argentinos - ADEBA desde 1989 hasta 1993 y como Presidente desde 1993 hasta mayo de 1999, continuando como Presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina - ABA hasta 2002. Fue también Presidente del Directorio de Grupo Galicia desde abril de 2002 hasta junio de 2002. En abril de 2005, fue nuevamente electo como miembro del Directorio de Grupo Galicia, cargo que ocupa hasta la actualidad. El 14 de abril de 2010 fue designado Presidente de Grupo Galicia.

Hasta aquí los datos fríos sobre el Lic. Escasany. Es muy importante resaltar que la austeridad, sencillez y afabilidad son las notas distintivas de su personalidad. Siempre rehuyó la publicidad.
Su llegada a la presidencia del Banco Galicia dio inicio a una reestructuración general de la organización para adecuarla a las nuevas exigencias que habría de plantear la apertura del mercado y consiguiente globalización.

Bajo su liderazgo, ADEBA se transformó en una entidad empresaria del más alto nivel. Supo reunir a la banca internacional con la nacional en ABA, entidad que fundara con un claro objetivo de unidad empresaria.

Escasany puso énfasis en transformar las convenciones de ADEBA en un foro internacional. Convocaba anualmente a los centros de investigación económica de las universidades y fundaciones, y a las más destacadas figuras de la academia y del servicio público internacional. Así participaron Raymond Barre, José María Aznar, George Bush (padre), Michel Camdessus, Paul Krugman, Rudiger Dornbusch, Jacques de Larosiere, Howard Davies, entre otros. Sus diálogos con Michael Camdessus, en una de las Convenciones de Bancos que presidió, revelaron su honda vocación de hacedor. Ambos coincidieron en que el ministro más importante para una nación, no es el de Economía, sino el de Educación. Es allí donde se sustenta la riqueza de los pueblos.

En esa línea de pensamiento, bajo su presidencia, ADEBA firmó un acuerdo con la Secretaría de Cultura del Estado de Massachusetts, EE.UU., con el propósito de incorporar egresados argentinos en el MIT - Massachusetts Institute of Technology, con financiamiento de bancos argentinos, en un programa de asistencia crediticia denominado "Sarmiento - Alberdi".

Escasany presidió una institución a la cual sirvió y no se sirvió de ella. En un mundillo empresarial plagado de "diligentes lobbystas", su conducta y talante sobresalieron.

En muchas oportunidades destacó su preocupación por el rol del empresariado argentino y la importancia de trabajar en pos de objetivos de desarrollo sostenible en materia económica, social, ambiental y de gobierno.

Luego de la crisis del 2001, respaldó la refundación de ADEBA y acompañó sus decisiones más importantes hasta nuestros días.