Wi-Fi para todos, como estrategia de marketing

Como si la posibilidad de acceder libremente al servicio de Internet en todo el país dependiera de la caducidad de la licencia de Fibertel, el Gobierno salió ayer a promocionar la ampliación del sistema de Wi-Fi hacia todo el territorio nacional.

El vocero de esta estrategia de marketing fue el ministro De Vido, quien adelantó que por instrucciones de la presidenta Cristina Fernández, en 120 días “el Estado estará en condiciones de ampliar el servicio gratuito de Internet con wi-fi en todo el país .

Según analistas del mercado, el Gobierno puede avanzar en dicha estrategia de manera independiente al ataque contra Fibertel, que opera en 45 ciudades, y es el tercer mayor proveedor de Internet de Argentina, con 1,1 millón de clientes e ingresos que en el primer semestre ascendieron a $ 480,2 millones, un 26,4% por ciento más que en igual período de 2009, según el último balance de Cablevisión publicado ayer por Reuters. En este sentido, la agencia detalla que el mercado está liderado por Speedy (Telefónica), con 1,3 millones de abonados, seguida por Arnet (Telecom) con 1,2 millones de usuarios de internet vía ADSL. Juntas, controlan el 65 % del mercado.

Según el último informe del sector que elabora el Indec, en Argentina había hacia finales del primer trimestre 3,9 millones de abonos residenciales a Internet y 851.162 clientes de tipo corporativo, sin contar los accesos gratuitos. El trabajo también admite que el 80 % de los usuarios tiene como proveedor a grandes empresas.