Domingo  14 de Diciembre de 2003

Veinte años de democracia y una nueva esperanza

El legado institucional es positivo, pero los sucesivos gobiernos no han logrado el bienestar general. La opinión pública ha variado sus prioridades y el Gobierno tiene una oportunidad

Los veinte años de democracia ininterrumpida que la Argentina celebra en estos días no han arrojado un balance positivo en términos del bienestar de los argentinos. Sin embargo, dejan un saldo positivo en distintos aspectos; a pesar de sus múltiples problemas no resueltos, y en algunos casos agravados, el país está en muchos sentidos preparado para un despegue.

Un breve balance de lo ocurrido en los distintos gobiernos de estas dos décadas muestra, en general, resultados incompletos. Bajo la presidencia de Alfonsín se consolidó la democracia; la sociedad le reconoce a ese gobierno gran parte de lo logrado. Pero a la vez fracasó la política anti inflacionaria, cayó la inversión y se acentuó fuertemente la politización de la administración pública. La Argentina se vio sumida en una crisis de confianza en el Estado. Sin embargo, ese período legó al futuro la estabilidad institucional como valor adquirido por la sociedad.

El gobierno de Menem encaró la reforma de la economía con amplio consenso social. De hecho, es indicativo que con sólo anunciar un gabinete formado en gran medida por empresarios, su nivel de confianza superó el 70%, cuando había obtenido el 50% de los votos. Las reformas transformaron la economía -en algunos aspectos, irreversiblemente-. Pero resultaron incompletas: el ajuste fiscal fue insuficiente, el endeudamiento superó los límites de lo razonable y se descuidó el problema de las bases económicas del desempleo. Por otro lado, la sociedad comenzó a demandar mejor calidad institucional y el gobierno fue insensible a esas demandas.

A partir de entonces los problemas se agravaron: se mantuvo la estabilidad, pero trepó el riesgo país, aumentó la desconfianza interna, la calidad institucional no mejoró. Bajo el gobierno de Menem el tema de la corrupción se instaló como una preocupación central en la agenda social. El candidato oficialista en 1999 proponía cambiar el modelo económico y perdió las elecciones; la sociedad no quería cambiar el modelo. Se votó, en cambio, a la Alianza, bajo una propuesta muy simple: no arriesgar la estabilidad económica, mejorar la calidad institucional, combatir la corrupción. La Alianza fracasó en los tres planos.

Nada expresa más simbólicamente el clima que vive la Argentina al cumplirse veinte años de democracia que el hecho de que el tema del momento es el retorno del escándalo de las coimas en el Senado a la luz pública, mientras la economía continúa encarrilada por un sendero de estabilidad y crecimiento. Ese derrotero, que el actual gobierno nacional ha sabido imprimir a su gestión desde su inicio, explica el actual shock de confianza.

Una mirada a la evolución de los indicadores de opinión pública en estos veinte años revela algunas pautas recurrentes y otras cambiantes. El apego argentino a la estabilidad se mantiene inalterado; así también la preferencia por una inserción en el mundo moderno. La ola de respaldo a las privatizaciones, que comenzó en los 80 y llegó a su cumbre hace diez años, se ha transformado ahora en una de demanda de un mejor Estado, más controlador y más responsable. El cambio más notable se encuentra en la imagen de la distribución del poder preferida en la sociedad. Cayó en picada la preferencia por un orden social dominado por grupos de poder corporativos (no por las corporaciones empresarias) que predominaba en 1983, y la confianza en los partidos políticos siguió la misma tendencia. El argentino pre 1983 imaginaba posible un orden social controlado por sindicalistas, militares y políticos; el argentino de los 90 imaginaba un orden social controlado por empresarios; el del 2003 espera más del Estado, menos de los empresarios y poco o nada de los corporativos (incluyendo en ellos a los políticos y a los nuevos actores en la escena, los piqueteros).

El legado de estos veinte años de vida política es una democracia sustentable, la estabilidad monetaria como un valor adquirido, una infraestructura modernizada, la apertura al mundo como una ambición instalada en el cuerpo social, un espíritu emprendedor más vigoroso. Existe una gran esperanza de que esta vez estemos ante una oportunidad que no se nos irá de las manos.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,292479,750085,7500
DÓLAR BLUE-0,6211156,0000160,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,7798-151,0252
EURO0,935195,920595,9523
REAL1,745215,011915,0179
BITCOIN3,304318.978,330018.990,7900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000033,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-2,941233,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,684636,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,681,68
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL5,134051.492,3400
BOVESPA2,3600107.378,9200
DOW JONES1,540029.591,2700
S&P 500 INDEX1,61623.577,5900
NASDAQ1,310011.880,6340
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,2098438,7199437,8013
TRIGO CHICAGO2,0459224,5041220,0030
MAIZ CHICAGO-0,1758167,6114167,9067
SOJA ROSARIO0,00000,00000,0000
PETROLEO BRENT3,973147,890046,0600
PETROLEO WTI4,249944,890043,0600
ORO-1,98611.801,30001.837,8000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology