Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Una mirada a la RSE del gas y el petróleo

En un informe que presentará hoy, el IAPG describe la relación del sector con tópicos relativos al cuidado del ambiente, la salud, la seguridad y la higiene, entre otros. Las principales conclusiones.

Una mirada a la RSE del gas y el petróleo

La responsabilidad social de las industrias del petróleo y del gas" es el nombre que lleva el séptimo informe de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG), que será presentado hoy. Adelantado en exclusiva para El Cronista, este analiza la situación -y evolución, dado que el estudio se elabora periódicamente desde hace 15 años- de la industria respecto de temas vinculados al cuidado del ambiente, y la salud, la seguridad y la higiene, así como también las condiciones y los beneficios para el personal y las acciones en la comunidad, entre otros.

Metodológicamente hablando, el informe se realizó en base a cuestionarios que fueron respondidos por 33 empresas de distinto tamaño y con presencia en diversas zonas del país.

Ahora bien, una de las conclusiones principales a las que este análisis arriba es que el tamaño de las compañías es uno de los factores que más incide a la hora de establecer sus lineamientos de RSE.

"En los distintos estudios realizados, si bien la muestra puede tener distintas unidades, lo que se mantiene desde el estudio de 2007 es que la mayor proporción les corresponde a las empresas de más de 600 empleados, luego a las empresas que tienen menos de 200 empleados, y la que presenta menor proporción es la empresa que tiene entre 200 y 599", describe el informe.

En este sentido, el comportamiento diferencial entre estas categorías se observa, fundamentalmente, en siete aspectos.

El primero corresponde a las certificaciones, cuyo porcentaje es mayor en las empresas más grandes. El segundo es la gestión ambiental: mientras las compañías de menor porte concentran sus acciones en el reciclaje de papel y la medición del ahorro en su consumo eléctrico, las de mayor porte se enfocan en la medición de sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) y metano, las capacitaciones, y las auditorías tanto internas como externas.

Las innovaciones incorporadas a temas de salud son el tercer factor; aquí, la diferencia yace en que las firmas con menos empleados centran sus esfuerzos en la capacitación, en tanto las más grandes lo hacen en equipo técnico y ampliación de personal profesional. Lo mismo puede decirse de las innovaciones incorporadas a temas de salud, en donde las empresas más pequeñas desarrollan sus capacitaciones a través de jornadas, en tanto las más grandes hablan de equipamiento técnico, personal profesional y campañas de concientización.

El quinto aspecto de diferenciación recae en las actividades comunitarias, más frecuentes en las compañías de mayor tamaño. Relacionado a ello, el sexto apunta a las donaciones a la comunidad, donde la distinción se centra en que las empresas más chicas donan computadoras y mobiliario, mientras que las más grandes contribuyen con diferentes tipos de bienes (incluyendo vehículos e inmuebles). Por último, la firma del Pacto Global también aparece con mayor porcentaje en las firmas más grandes.

 

Materialidad

Entre otros puntos relevantes que el informe del IAPG deja entrever se incluyen los aspectos que definen la gestión ambiental de las firmas encuestadas. En este sentido, con 88%, a la cabeza se encuentra el reciclaje de papel, seguido por el cuidado del ambiente (82%).

Asimismo, la mayoría de las empresas afirmó no haber sido sujeta a reclamos judiciales por temas ambientales en 2014 y 2015.

En cuanto al tratamiento de residuos petroleros y gaseosos, el 58% de las compañías aseguró darles tratamiento, en tanto que 6% apuntó estar "en preparación" de ello y 36% no hacerlo.

Por último, las principales preocupaciones ambientales de las empresas petroleras y gasíferas, de acuerdo al séptimo informe de RSE de la IAPG, son el uso racional de los elementos naturales; el control y la seguridad relativos a las emisiones, los derrames y los residuos; y los procesos de control vinculados a la remediación, el reciclaje y la reutilización de los residuos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar