Temen que haya una salida masiva de inversores

Despertado por los escándalos en los fondos de inversión colectivos, el fantasma de la venta forzada de acciones que tiene lugar cuando inversores descontentos retiran su dinero de los fondos y los gestores de fondos a su vez liquidan títulos para conseguir el dinero que les reclaman, ha vuelto a ser el centro de la escena.

Los más pesimistas evocan este círculo vicioso cada vez que algo estremece la confianza de los inversores. Y citan los ejemplos más recientes: el desplome de la bolsa en 1987; la crisis de liquidez y la recesión en 1990; las crisis de deuda y divisas en 1994, 1997 y 1989 y el mercado bajista de 2000-02, que arrasó el sector tecnológico. Pero por alguna razón, la espiral desbocada de retiros y ventas no llegó muy lejos en ninguno de esos casos. Sin embargo, esta vez, se presume que el desenlace podría ser distinto puesto que va aumentando el desaliento ante los abusos en la intermediación financiera y otras fechorías en varias firmas de gestión de fondos.

Tras conocerse las noticias de prácticas deshonestas por parte de los fondos, en los primeros siete días de noviembre los activos que gestiona Putnam Investments bajaron en torno al 5%. Y los fondos para el consumidor de Alliance Capital tuvieron retiros por unos u$s 200 millones en los primeros once días del mes.



Más de Impresa General