ES LA SEGUNDA ADQUISICIÓN DE ACTIVOS LOCALES DE CARLOS SLIM EN 2003, DESPUÉS DE CTI

Telmex compra AT&T LA y desafía a Impsat y Telefónica en Latinoamérica

Pagará u$s 207 millones por el fracasado proyecto regional de la firma estadounidense. El interrogante es qué pasará en el país con Techtel, empresa que comparte con Techint

El largo derrumbe de AT&T Latin America (AT&T LA), que comenzó hace exactamente un año –cuando AT&T anunció que pasaba a pérdida toda su inversión regional y ponía en venta a la compañía– terminará formalmente el lunes próximo, cuan-do la Justicia estadounidense apruebe el acuerdo al que llegaron el viernes los ejecutivos de AT&T LA y Telmex. La empresa del mexicano Carlos Slim, que con esta operación se consolida como una de las dos grandes compañía de telecomunicaciones de América latina –la otra es Telefónica–, pagará 207 millones de dólares por las cinco subsidiarias de AT&T LA en Argentina, Chile, Perú, Brasil y Colombia. De esa cifra, u$s 171 millones se desembolsarán en deudas garantizadas a los acreedores de la empresa y u$s 36 millones por asunción de pasivos con otros bancos latinoamericanos, según informaron fuentes cercanas a la operación. La deuda actual de la compañia ronda los u$s 240 millones.

Slim, el hombre más rico de América latina, suma ahora una red latinoamericana de fibra óptica, para ofrecer servicios de telefonía e Internet, en una estrategia diferente a la que venía siguiendo hasta ahora con América Móvil, y que consistía casi exclusivamente en la compra de empresas celulares. Fuera de México, Telmex tenía redes fijas sólo en Guatemala, la Argentina y Venezuela. Las otras compañías con redes regionales y servicios similares son Telefónica, que tiene el respaldo del grupo español, e Impsat, que quedó en manos de sus acreedores, entre ellos Morgan Stanley.

La llegada de Telmex tendrá un impacto considerable en el mercado argentino, donde la empresa mexicana ya controla el 60% de Techtel y el 68% de CTI Móvil. AT&T LA presenta características muy parecidas a las de Techtel: ambas comenzaron a operar con la desregulación, en 2000, prestan telefonía fija, transmisión de datos e Internet para empresas (y larga distancia residencial) e incluso facturan lo mismo, cerca de u$s 20 millones anuales.

La diferencia es el 40% que tiene Techint en Techtel. “La gran pregunta aquí es cómo va a encajar Techtel en todo esto , considera el analista Enrique Carrier.



Proceso en tres fases

El proceso de venta de AT&T LA incluyó una carta de intención firmada en enero con Southern Cross, el fondo de inversión de Norberto Morita, que finalmente no se concretó, una rueda de ofertas de la que resultó ganadora la brasileña Embratel, hace un mes, con una propuesta global de u$s 110 millones, y la subasta final, la semana pasada, que ganó Telmex. El grupo mexicano sólo comenzó a participar del proceso en el último tramo, según informaron fuentes de la compañía, y ni siquiera estuvo en la primera ronda de due diligence. AT&T LA era propiedad en un 69% de AT&T, la segunda telefónica de Estados Unidos, mientras que el resto cotizaba en el Nasdaq. La empresa estaba desde principios de año en concurso de acreedores en Estados Unidos.

Esta operación provocará, además, una importante concentración del mercado argentino de telecomunicaciones para empresas. Una hipotética fusión entre AT&T y Techtel (que podría sumar, por otra parte, las operaciones de MetroRED, del fondo Coinvest, socio de Telmex en CTI) dejaría solamente a Impsat y a Iplan como compañías independientes, más allá de Telecom y Telefónica. “AT&T tiene un mejor tendido de fibra óptica en Buenos Aires que Techtel , afirma Pablo Saubidet, gerente general de la consultora Telenexo.



Más de Impresa General