HACE UN MES INGRESÓ EN EL NEGOCIO CON LA ADQUISICIÓN DE UNA FIRMA CORDOBESA

Swiss Medical quiere comprarle Emergencias al fondo DLJ

El fondo de inversión propiedad del Credit Suisse-First Boston escucha la oferta, aunque fuentes del sector dicen que todavía no hay nada cerrado

El Grupo de prepagas y sanatorios Swiss Medical decidió jugar fuerte en el negocio de emergencias médicas. A menos de un mes de haber adquirido la firma cordobesa Emergencias Cardio Coronarias, la compañía que preside Claudio Belocopitt está ahora detrás de la red de ambulancias Emergencias. Sus dueños, el fondo DLJ –que pertenece al banco de inversión Credit Suisse-First Boston– escucha la oferta, aunque fuentes del sector señalaron que aún no hay nada cerrado y en DLJ negaron que esté en venta.

Si se concretara la transacción, Swiss Medical se convertiría en un jugador de peso en el sector. Ecco es la firma de ambulancias más grande del interior del país, con presencia en Rosario, Córdoba y Tucumán. Y con la incorporación de Emergencias, pasaría a liderar el negocio en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires, donde compite con Vittal.

Según explicó Belocopitt hace más de un mes, cuando adquirió Ecco, el grupo está apostando al negocio de la atención domiciliaria. Entonces, aseguró que el nuevo proyecto no entraría en conflicto con el resto de las prepagas, a las que Ecco les brinda servicios como prestador. “Los planes de servicios a domicilio para terceros es otro negocio. No vamos a quitarles clientes, porque las emergencias son un complemento para aquellos que no tienen cobertura prepaga , explicó el directivo.

Si finalmente se cerrara la adquisición de Emergencias, Swiss Medical Group –que factura más de 850 millones de pesos anuales– se convertiría en una firma con un pie en cada rubro: por un lado es dueña de las prepagas Swiss Medical, Docthos, Qualitas, Medicien, Nuvials y de los sanatorios Maternidad Suizo Argentina, Agote y San Luis. Con casi 500.000 socios, posee el 19% de los afiliados al sistema privado de salud. Además, en 2002, el grupo argentino también desembarcó en el negocio de los seguros al comprar la filial local de la estadounidense St. Paul. Y poco después se quedó con las aseguradoras Mass Life y Principal.

Según suele afirmar Belocopitt, las inversiones se financian con aportes de la propia compañía, propiedad de los fondos de inversión estadounidenses Oppenheimer Global Fund (24%) y Hermitage Management Anstsalt (65%). Buena parte de sus adquisiciones fueron financiadas por el Banco Santander que, hasta 2002, contaba con el 20% de las acciones. Pero, reacio a seguir invirtiendo en salud, el banco achicó su parte al 9,88%. La diferencia se la quedó Oppenheimer. El resto del paquete está en manos de la Fundation Pour L’Enfant de Demain.

Las misma fuentes cercanas a la operación señalaron que DLJ –también dueño del grupo bodeguero Peñaflor en el país– quería desde hace tiempo salir de este negocio para concentrarse en otras inversiones. Pero desde DLJ negaron la información. El fondo anunció en mayo pasado que saldrá a tomar 200 millones de dólares entre inversores institucionales de Estados Unidos para comprar empresas en la Argentina, Brasil y Chile.

DLJ nació hace 50 años en Nueva York como un estudio de tres inversionistas, llamados Donaldson, Lufkin y Jenrette. En 2000 fue adquirido por el Credit Suisse.

En la Argentina desembarcó a mediados de la década pasada. Desde entonces lleva invertidos aquí 330 millones de dólares.

Entre sus inversiones, se destaca la adquisición en 2002 de la mayoría accionaria de Peñaflor. Y un año después se quedó con el 51% de la papelera Zucamor.

En ese camino obtuvo negocios a pérdida, como la compra de 15% de Cerámicas Zanón. Y otros que le representaron un gran beneficio, como el ingreso con el 7% al capital de Atlántida Comunicaciones, que se vendió al grupo Telefónica en más de 500 millones de dólares.



Más de Impresa General