Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Solidaridad en equipo para hacer frente al frío y la soledad

El invierno es una temporada cruda y difícil para las más de 8.000 personas que viven en situación de calle en todo el país. Por eso, comunas, organizaciones civiles y vecinos se organizan para dar asilo, alimento y contención afectiva a quienes más lo necesitan.

Marianito duerme en una alfombra roja sobre la vereda de Arenales, frente a la Plaza Vicente López, en el barrio de La Recoleta. Es una de las 840 personas que viven en la calle en la Ciudad de Buenos Aires y de las 8.000 que hay en todo el país, según datos que aporta a Gobierno & Intendencias Juan Carr, el reconocido activista social creador de la organización no gubernamental Red Solidaria. Esta entidad, hace nueve años, inició la campaña Frío Cero como concepto para "hacer ruido, mover y decirle a todo el mundo que se comprometa y si ve alguien en la calle preste atención y haga algo".
Es por eso que, en la actualidad, la situación de vulnerabilidad ya es una realidad en las agendas de los municipios que, a través de la realización de diversos programas, hacen frente a la dificultad de esos cientos de vecinos.
"La problemática de la gente en situación de calle es una realidad compleja, propia de las grandes ciudades del mundo y con una multiplicidad de causas. Cada persona es una historia de vida", inicia en su entrevista con Gobierno & Intendencias Guadalupe Tagliaferri, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno porteño. La funcionaria confirma que en el distrito se contabilizan entre 800 y 850 personas en la calle, "manteniéndose estable en los últimos cinco años".

Caso por caso

Una vez siendo conscientes del problema, las intendencias comienzan a elaborar y a implementar diversos proyectos. Entre ellos, se encuentra el llamado Operativo Frío que cada uno de los municipios va adaptando a sus necesidades: "El operativo consiste en acercarnos a los vecinos en situación de calle para ofrecerles un plato de comida caliente, frazadas, ropa y darles contención, al tiempo que, periódicamente, se le realizan estudios médicos", afirma a este diario Emiliano Bursese, secretario de Desarrollo Social de Lanús. Además de incorporar a 15 trabajadores, ha detectado a "26 puntos en donde hay vecinos en situación de calle, de las 50 personas que hay en el distrito".
Morón es otro de los municipios que participa el proyecto. Soledad Gómez, directora de la Secretaría de Políticas Sociales de la municipalidad que alberga a alrededor de 15 y 20 personas en situación de calle cuenta Gobierno & Intendencias que, en su caso, el proyecto tiene dos líneas de acción. Primero, se realizan "recorridas con móviles cubriendo las zonas críticas del partido de Morón que transitan de 19 a 23 y poseen un kit de invierno preparado" y luego - sostiene - el trabajo un equipo profesional de calle en plaza La Roche, "que hacen un abordaje social de personas y familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad (no necesariamente en situación de calle), posibilitando desde el equipo de Acción Social realizar las intervenciones necesarias".
Para el caso de la Ciudad, Tagliaferri relata que Operativo Frío consiste en "reforzar durante los días de bajas temperaturas el programa Buenos Aires Presente", que dura todo el año. Según la ministra, más de 700 personas, entre ellas, trabajadores sociales, psicólogas, operadores de la línea social de asistencia inmediata 108, choferes y otros "se ponen al servicio de este operativo, que incorpora 40 móviles de 19 a tres de la mañana".
Los paradores también son otras iniciativas crecientes. Entre los municipios partícipes, se encuentra La Plata que, según afirma María Laura Leguizamón, directora de la Dirección de Acción Social Directa de la Secretaría de Desarrollo Social de esa comuna, poseen cuatro establecimientos que tienen como objetivo, "alojar transitoriamente a las personas que necesitan un lugar donde pasar la noche, brindarles atención, gestionarles algún recurso y reinsertarlas a la sociedad". Los paradores que cuentan con 60 personas "mayoritariamente, hombres, de edades diversas, entre 18 y 60 años", invierten un presupuesto de "$ 55.000 en alimentos secos, unos $ 28.000 en verduras y alrededor de $ 55.000 en carnes". Por otro lado, la directora confirma que desde el municipio están en búsqueda de propiedades "para abrir dos paradores nuevos, uno para hombres y otro para mujeres".

Participación ciudadana

Los municipios no están solos en esta lucha. Más allá de los diversos planes, las intendencias también ofrecen y facilitan la participación activa de sus habitantes que, con el tiempo, intervienen cada vez más: "La nueva solidaridad se entienden más lejos de la beneficencia histórica, de la limosna. Cada vez es más estar abrazado al otro. Más horizontal. Intuitivamente, cada vez a más gente le parece que es injusto que este ahí, entonces hay cambios en el ciudadano que colabora", sostiene Carr, que cita como ejemplo a Bariloche que, con la construcción de un hogar, es "la primera ciudad que no tiene gente en la calle".
Ante "la nueva solidaridad", las intendencias facilitan la intervención de los vecinos y proponen opciones. Entre ellas, están las líneas de comunicación para informar la detección de gente en situación de calle: "Periódicamente, hacemos campañas de difusión de la actividad, sumamos voluntarios que se comunican al municipio a través de las redes sociales, 0-800 del municipio o los teléfonos del área de desarrollo social", sostiene Bursese sobre su municipio. Así como Lanús, las principales ciudades también implementan sus respectivas líneas como la Ciudad Buenos Aires y Córdoba con la línea 108, Mar del Plata (102), Bahía Blanca (911) o Salta (103).
"Lo que es sumamente importante es que cada persona, cada ciudadano, tome conciencia de la importancia de llamar a la línea 108, nuestra línea social de atención inmediata, al ver una persona durmiendo en la calle", sostiene Tagliaferri que, por otro lado, manifiesta que, sumado a los vecinos, se trabaja articuladamente con "organizaciones de la sociedad civil, como, por ejemplo, la Cruz Roja, Red Solidaria, Fundación Si, entre otras. Las personas que quieren ayudar en las recorridas nocturnas pueden contactar a estas organizaciones que siempre apoyan su trabajo en la tarea de voluntariado". Como cierre, Carr afirma que el hecho de que (además de las intendencias) todas las ideas políticas como todas las creencias religiosas, tengan grupos que trabajen en la calle, produce que "cada vez más gente participe" y sea un consuelo "en el sentido en que casi no hay indiferencia".
Mariano Ylarri

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar