DESPUÉS DE UNA FUERTE PRESIÓN DEL GOBIERNO A RA Z DEL INFORME SOBRE SECUESTROS

Solá se desliga de las denuncias

El gobernador bonaerense, Felipe Solá, salió a despegarse de la polémica desatada por el informe del procurador de la Suprema Corte provincial, Eduardo de la Cruz, que relaciona a secuestradores con personas, quizás funcionarios, con acceso a edificios públicos.

Solá calificó como “negativo que la Justicia filtre a través de los medios información que debiera investigarse, precisamente, en sede judicial. Lo hizo a través de un comunicado, a más de 48 horas de haberse desatado una minicrisis, por las implicancias del informe. Ampliado por el propio funcionario, en declaraciones a la prensa.

Las expresiones de Solá eran esperadas con expectativa por el presidente Néstor Kirchner y la plana mayor de su gobierno, que salió a criticar duramente al informe del procurador. Que, básicamente, sostiene que desde el edificio Libertador, sede del Ejército y del Ministerio de Defensa, y desde la propia Casa Rosada se efectuaron llamados telefónicos a personas involucradas con la ola de secuestros en Buenos Aires.

“No puede ser que los funcionarios judiciales usen la prensa como medio para dirimir esto y menos mencionando al Presidente o al gobernador , dice Solá en su descargo. En rigor, él mismo se reunió el viernes pasado para evaluar el informe con Kirchner y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. De una primera lectura, habrían surgido reparos del propio Jefe de Estado al rigor del texto.



Desviar la atención

“No me animo a decir que Solá está involucrado, pero es muy raro todo lo que ha pasado , dijo Fernández, quien ayer efectuó un raid de declaraciones sobre el tema. Quien habitualmente sostiene en público lo que Kirchner piensa en privado agregó que “la única conclusión que se puede sacar es la necesidad de ocultar o desviar la atención de la gente .

Más explícitamente, dijo que “el procurador, cuanto menos, ha distraído la atención de todos, haciéndonos pensar que los secuestradores han tenido vinculación con personal del Gobierno y del Ejército, según datos de la propia Policía Bonaerense . Ese cuerpo ha sido reiteradamente culpado por la ineficiencia para prevenir y dilucidar esos delitos y las sospechas oficiales se centraron en él.

Otra versión que circulaba ayer en Gobierno apuntaba al ministro de Seguridad bonaerense, Juan José lvarez, de vínculo entre resquebrajado y congelado con Kirchner. “Es muy difícil sostener semejante operación sin la anuencia de alguno , manifestó Fernández, sin identificar destinatario.

La mayor sorpresa oficial es con el Chino De la Cruz. En el peronismo bonaerense se lo considera un abogado de añeja pertenencia al partido. “Eso sí, le atraen mucho las cámaras , señalan en La Plata, a modo de crítica. Por lo demás, recuerdan su formación y hasta sus lazos parentales: está casado con una hija de René Orsi, uno de los redactores de la Constitución de 1949. Su mandato tiene aval del parlamento provincial, con facultad para revocarlo.



Más de Impresa General