Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Seguridad, en clave

"Hablemos de seguridad", propone Marcelo Fiszner. El poliuretano, explica, se produce a partir del poliol y el isocianato. "Dos jugos, como le decimos en la jerga."
Mientras el primero es inerte, el segundo es un químico peligroso. Es por ello que, en Dow, cuentan con una política de cuidado responsable para producirlo y, sus clientes, para usarlo. "No le vendemos al que no lo usa bien. El isocianato no es un líquido cancerígeno ni tiene mutaciones, pero, como reacciona con todos los polioles, y el agua es un poliol, la ataca; en particular, ataca al agua de la respiración. Entonces, si uno no toma las precauciones, da asma, alergia", especifica. "Nosotros tomamos tremendos cuidados en el proceso de fabricación, y en nuestros clientes. Vamos a cualquier fabricante de colchones y hacemos horas de educación en cómo manejar el isocianato", acota.
Ahora bien, continúa, "reaccionó el poliol con el isocianato, se hizo una espuma que, dependiendo de estos, puede ser la silla, la heladera o la construcción". Esta es inerte, dado que "ese poliol y ese isocianato reaccionaron completamente". Es decir, "no hay más isocianato suelto que ataque la respiración, dormís en un colchón, respirás todo el tiempo la almohada, si están bien hechos, no producen reacciones adversas".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar