Se mantiene la fecha tope de enero de 2005

La Declaración final de la VIII cumbre ministerial del ALCA implica un tratado flexible, por el que los países podrán asumir distintos niveles de compromiso, y establece una fecha límite (septiembre de 2004) para llegar a un acuerdo sobre acceso a mercados. Las próximas reuniones de los Comités de Trabajo serán en Puebla, Ciudad de Panamá y Trinidad y Tobago, y la próxima ministerial se realizará en 2004 en Brasil, probablemente en julio.

Las negociaciones incluirán agricultura, servicios, inversiones, adquisiciones gubernamentales, propiedad intelectual, política de competencia, subsidios, anti-dumping y tarifas compensatorias.

Sigue en pie la fecha de enero de 2005 para llegar a un acuerdo final, aunque Venezuela se reserva el derecho, como lo hizo en la Cumbre de Québec (Canadá), en 2001, a sumarse al ALCA en aquella fecha. Todos los compromisos deberán ser acordes con los principios de soberanía de los Estados y sus constituciones, coexistir con otros acuerdos bilaterales o regionales y ser consistentes con las disposiciones de la Organización Mundial del Comercio. Los miembros del ALCA podrán hacer negociaciones bilaterales entre ellos y adoptar obligaciones y derechos adicionales, teniendo en cuenta los diferentes niveles de desarrollo y tamaño de las economías y su capacidad para implementar las medidas incluidas en los acuerdos. También se reconoce que algunos países necesitarán ayuda financiera para adecuarse, la necesidad de una negociación transparente y tener en cuenta la opinión de la sociedad civil. Los idiomas oficiales del ALCA continuarán siendo el inglés, español, francés y portugués.

Las ciudades candidatas a la secretaría permanente son Atlanta, Chicago, Colorado Springs, Galveston, Houston y Miami (EE.UU.), Cancún y Puebla (México); Ciudad de Panamá, y Puerto España (Trinidad y Tobago).