“Se debe mejorar la oferta a los acreedores

Para Claudio Loser, el ministro Roberto Lavagna no dijo toda la verdad cuando aseguró que los países industrializados (G-7) le aconsejaron a la Argentina tratar como acreedores privilegiados a los organismos multilaterales

El ex director del Departamento Occidental del Fondo Monetario Internacional, Claudio Loser, advirtió que la Argentina tiene que “llegar a una situación equitativa con los acreedores y advirtió que sin “solución a la vista se considerará que no hay buena fe por parte del país. Al mismo tiempo, el economista de la escuela de Chicago, afirmó que el Fondo Monetario podría advertir a los acreedores si cree que la oferta es injusta.

–¿Por qué el G-7 pidió que se consideren acreedores privilegiados al FMI y al Banco Mundial?

–No es tan así. En realidad hay normas mundiales que indican que llegado el caso de renegociar una deuda primero se paga a los organismos multilaterales. Esto ya estaba establecido. Lo que sucede es que tanto el ministro Lavagna como el presidente, Néstor Kirchner, utilizan en el buen sentido de la palabra a la opinión pública y a los medios para resaltar sus logros. Otro ejemplo es que se plantea como un éxito el acuerdo con el FMI aunque no difiere mucho de otros entendimientos.

–¿El FMI no debería defender a los acreedores privados?

–No. Esa no es la función del Fondo. En realidad puede brindar su opinión si cree que realmente es muy injusta la propuesta.

–¿La propuesta es muy injusta?

–Digamos que la Argentina va a tener graves problemas si no mejora la oferta que hizo en Dubai. La negociación con los acreedores la veo cuesta arriba ya que hay mucho por hacer.

–Lavagna asegura que es la única posibilidad y los empresarios respaldaron la propuesta.

–La Argentina dice que es la única posibilidad pero yo creo que hay que llegar a una situación equitativa. Si Lavagna no flexibiliza la situación generaría acciones judiciales en el exterior. La deuda externa es seguida por tribunales y sin solución a la vista se considerará que no hay buena fe.

Sentado en una sala del Sheraton de Mar del Plata, el economista nacido en Mendoza y ahora panelista del 39º Coloquio de IDEA, afirmó que a pesar de sus críticas ve con optimismo el futuro de la Argentina.

–¿Es factible que la renegociación con los acreedores esté terminada para mediados de 2004?

–Es muy difícil. Por la complejidad de la renegociación de la deuda argentina lo más óptimo es pensar en un tiempo más largo.

–En los ’90 la Argentina fue considerada por el FMI un ejemplo de país emergente y luego aplicando las recetas diseñadas por el mismo organismo cayó en la crisis más grave de su historia. ¿Cuál es la autocrítica que hace como uno de los principales funcionarios del FMI en aquel momento?

–Bueno, uno puede hacer varias autocríticas pero lo cierto es que el gobierno argentino en los ’90 vendió que era el alumno ejemplar. El FMI no decía precisamente eso.



Más de Impresa General