Jueves  17 de Enero de 2008

“Quienes están al frente de las nuevas empresas son cada vez más jóvenes”

¿Cuáles condiciones favorecen la aparición de nuevos emprendimientos? ¿El actual “renacimiento empresarial” obedece a razones coyunturales o hubo cambios más estructurales en la economía y en la sociedad? El economista Hugo Kantis analizó este fenómeno en una investigación.

Si los extraterrestres hubiesen aterrizado en el conurbano bonaerense a comienzos de 2002 habrían concluido fácilmente que el país acababa de ser bombardeado. Fábricas y comercios con las persianas bajas, ollas populares y ejércitos de desocupados revolviendo la basura eran parte habitual de un paisaje desolador. A seis años de aquel tormentoso verano, la reactivación industrial es un hecho indiscutible, que impulsa la reapertura de locales comerciales y la aparición de nuevos servicios. Un trabajo del Programa de Desarrollo Emprendedor de la Universidad Nacional de General Sarmiento analizó los cambios que se produjeron, no sólo a nivel macro, sino a nivel microeconómico a partir de la crisis. Y cómo ésta influyó en el perfil de las nuevas empresas.

El economista Hugo Kantis, quien coordinó el estudio “Crisis y renacimiento emprendedor en la Argentina: evidencias y algunos interrogantes”, dialogó con El Cronista sobre los puntos salientes de la investigación. Y una de sus principales conclusiones es que “no sólo se están creando más empresas de las que se cierran, sino que éstas son diferentes a las que se creaban una década atrás”, señala Kantis. El investigador aclara que para el estudio se tomaron datos del Observatorio de la Dinámica del Empleo y Empresas del Ministerio de Trabajo entre 1996 y 2005.

v ¿Cuándo se produjo el punto de inflexión en que dejaron de destruirse empresas en el país?

Recién en 2004 se dejaron de destruir más empresas de las que se crean. Ese año se crearon un 12% más y se cerraron un 8%. Esta primera mirada a las estadísticas nos indica que la base empresarial está en franca recuperación. En números absolutos, a inicios de 1996 había en el país unas 368.000 empresas registradas, en industria, comercio y servicios, siendo el número en el primer trimestre de 2006 cercano a las 406.000 empresas.

v ¿Cuál fue el período de mayor cierre de empresas: la postcrisis o la década de los ‘90?

Sin dudas, la mayor destrucción de empleos e industrias fue durante 2002 y 2003. Pero el fenómeno había arrancado en la segunda mitad de los años ‘90. En realidad, la evolución del stock de empresas es el resultado de una dinámica de creación y muerte que registra tres períodos bien diferenciados. Un primer tramo corto de signo positivo, que se extendió hasta 1998; un segundo período largo claramente negativo como consecuencia de la crisis del modelo de convertibilidad que llegó hasta mediados de 2003; y un tercer tramo de recuperación vigorosa desde entonces.

v ¿Quiénes fueron los ganadores y perdedores en cada etapa?

La crisis no afectó a todas las empresas por igual. El sector industrial fue el más golpeado. Por el contrario, algunos servicios como el transporte, almacenamiento y computación tuvieron tasas de creación de empresas que compensaron con creces los cierres. Mientras la industria redujo su stock de empresas de 58.000 en 1995 a 53.000 en 2000, el stock de empresas de transporte y almacenamiento aumentó de 17.000 a 24.800, y el sector de computación casi se duplicó, pasando de 1.000 empresas a unas 1.900.

v Se dice que tras un rápido crecimiento, la creación de empresas se está desacelerando...

Efectivamente, la tasa de creación de empresas llegó a un pico del 15% en 2005, y luego se estabilizó en valores cercanos al 12%. Ocurre que mientras la tasa de destrucción aumenta cuando cae el PBI, la tasa de creación registra un comportamiento pro cíclico, pero no lineal. En los períodos de prosperidad, la tasa de creación de empresas crece ligeramente más que el producto al principio y luego se frena.

v ¿En qué se diferencian las empresas nacidas en la post crisis respecto de las anteriores?

Las nuevas son de menor tamaño. De hecho, el 66% de las nuevas empresas nacen como microempresas y un 31% como pymes. En tanto, quienes están al frente de las nuevas pymes son cada vez más jóvenes. Otro dato positivo es que la mayoría de las empresas que se crean, en menos de tres años pasan de micro a pyme. Hay 6.200 empresas de rápido crecimiento, mientras en los ‘90 eran menos de 3.000.

v ¿Cómo es la tasa de creación de empresas argentinas comparada con la de otros países?

Si comparamos la tasa de creación y destrucción de empresas con la de otros países, comprobamos que las tasas de natalidad de empresas en la Argentina son más bajas que el promedio, y las tasas de mortalidad se encuentran dentro del promedio. Si la comparación se hace con la mayoría de los países de América latina, la Argentina está muy bien. Pero si nos comparamos con Brasil, y tomando en cuenta el tamaño de la población económicamente activa, la Argentina tiene la mitad de empresas.

v ¿Cuáles son las trabas?

Estamos frente a un fenómeno estructural, que consiste en la menor capacidad relativa de la sociedad y la economía argentina, durante las últimas décadas, para convertir sus recursos humanos en una base empresarial moderna y con potencial de generación de puestos de trabajo.

v Sin embargo, el Global Entrepreneurship Monitor ubica a la Argentina como una de las sociedades más emprendedoras...

La diferencia radica en que, mientras el GEM mide la tasa de actividad emprendedora entre personas que están iniciando o tienen intenciones de armar un emprendimiento, nuestro estudio se basa en la actividad de empresas en marcha y formalmente constituidas. Evidentemente, existe una brecha importante entre la intención y las acciones llevadas a cabo para emprender y su concreción en empresas sustentables y dinámicas.

v ¿Qué condiciones básicas se necesitan para emprender?

Capacidades, contactos, un buen proyecto, instituciones que brinden apoyo, políticas proactivamente favorables con los emprendedores, o al menos que no dificulten su actividad. En el estudio que hicimos en la Universidad de General Sarmiento detectamos algunos factores principales. Las condiciones socio-económicas generales: el nivel de ingresos, por ejemplo, influye sobre el estado de la demanda, mientras el nivel cultural afecta el perfil de consumo. Y ambos determinan la cantidad y el tipo de oportunidades de negocios.

También inciden los aspectos culturales como la valoración social del emprendedor, y las actitudes frente al riesgo de fracasar. El sistema educativo es determinante en la formación de vocaciones y competencias.

v ¿Qué conocimientos básicos debe tener un emprendedor?

Las competencias emprendedoras básicas son aspectos personales que incluyen: propensión a asumir riesgos, tolerancia al trabajo duro, búsqueda de lucro, capacidad de control y organización, flexibilidad y habilidades sociales. A partir de esto, la existencia de redes sociales, institucionales y de negocios facilitan el acceso a las oportunidades y los recursos necesarios. Es lo que se conoce como “capital social”, y generalmente se desarrolla en sociedades equitativas.

v ¿Y en cuanto a las condiciones económicas generales?

La estructura productiva, su perfil sectorial, regional y el tamaño de la empresa también inciden sobre el acceso que puedan tener las personas al conocimiento técnico y las redes de relaciones. Del mismo modo, el acceso a recursos financieros, la disponibilidad de trabajadores calificados, la infraestructura y la existencia de políticas que promuevan el acceso a oportunidades de negocios son vitales.

v ¿Qué falta para fomentar el espíritu emprendedor?

Hay mucho por hacer, y los esfuerzos requieren la articulación entre la iniciativa pública y la privada. En primer lugar habría que fomentar el espíritu emprendedor desde la enseñanza, reducir las barreras (impositivas, de inscripción) para la gestación de nuevos negocios, establecer instrumentos financieros para facilitar el acceso al capital, promover asociaciones entre emprendedores, inversores privados y fondos de capital de riesgo.

Gabriela Ensinck

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000080,500086,5000
DÓLAR BLUE0,0000149,0000153,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,1251-148,2942
EURO0,330798,566498,6111
REAL-0,661215,530115,5355
BITCOIN1,435119.031,260019.040,8100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000033,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-7,142932,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-6,535935,7500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000033,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-2,298985,0087,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,58821,711,70
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,835054.913,3500
BOVESPA0,2700111.399,9100
DOW JONES-0,010029.823,9200
S&P 500 INDEX0,05543.662,4500
NASDAQ-0,160012.355,1060
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,7745423,6550426,9619
TRIGO CHICAGO2,2104212,3786207,7857
MAIZ CHICAGO0,9644164,8556163,2809
SOJA ROSARIO0,0000339,0000339,0000
PETROLEO BRENT1,834748,290047,4200
PETROLEO WTI1,750845,330044,5500
ORO0,72211.827,20001.814,1000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology