LA AUSENCIA DE UN MARCO REGULATORIO ESPANTA A LAS EMPRESAS

Por ahora, no aparecen interesados a la vista

En el sector se dice que ningún operador abonaría el canon actual ni heredaría 12.000 empleados en un negocio que aún está a la espera de que se definan reglas de juego

La decisión del Gobierno de volver a licitar la concesión del operador postal líder de la Argentina se enfrentará con un problema de peso: la más que improbable concurrencia de interesados locales y el casi seguro faltazo de oferentes extranjeros. Eso es lo que opinan fuentes cercanas a la Asociación de Empresas de Correo de la República Argentina (AECA), que engloba a los operadores postales. “Mientras el Poder Ejecutivo y el Congreso no resuelvan el aspecto crucial, que es darle a la actividad un marco regulatorio para restringir el accionar de los correos truchos y eliminar las asimetrías entre las empresas, ningún operador serio, ni de aquí ni del exterior, mostrará interés en el Correo Argentino. En principio, nadie podría hacer frente a un canon de 103 millones de pesos (o 35 millones de dólares) como el actual para participar de un negocio que, legalmente, mueve menos de $ 900 millones al año , explican en el sector. De esta manera dan por hecho que el Estado deberá bajar el monto pedido si quiere tentar a inversores.

De acuerdo con los números que manejan en la AECA, la actividad postal mueve $ 1.043 millones al año. Pero de ese total,

$ 835 millones corresponden a 238 empresas que actúan legalmente. Los restantes $ 208 millones son los ingresos de los operadores ilegales. La entidad asegura que existen 900.



Candidato en problemas

Un empresario del sector estimaba ayer que, por la magnitud de la red comercial del Correo, su participación en la actividad (37% del total), el universo de servicios que presta y su obligación de tener presencia en todo el país, sólo OCA –dueña de idéntica cuota de mercado– estaría en condiciones de asumir la gestión del correo oficial. Ayer, ni en OCA ni en Andreani –la tercera jugadora, con 4% del market share– quisieron opinar sobre la situación del Correo. “OCA está estrenando management, luego de haber pasado al control de los bancos. Y tiene su propia reestructuración de deuda por resolver, como para querer sumar la del Correo , dijeron cerca de la firma.

En el sector también descartan que alguno de los operadores muestre interés por hacerse cargo de gestionar el Correo, a la espera de una licitación definitiva, en caso de que el Gobierno decidiera emplear el mecanismo que utilizó para la aérea estatal Lafsa. Allí, pusieron a la empresa bajo el control de Southern Winds, por seis meses, hasta que se realice la licitación para que Lafsa sume un inversor privado.

Sin embargo, los propios empresarios admiten que, tal como sucedió con los Werthein ingresando a Telecom, podría aparecer un candidato tapado, dispuesto a cargar con el canon y las inversiones. Incluso, sonó el nombre del grupo Roggio. Pero una fuente del holding lo descartó de plano. “No nos hacemos cargo de esa fantasía. Nos presentamos a la licitación del Correo, fuimos dueños de una empresa del sector, pero al Correo Argentino no lo estamos viendo, ni analizando, ni nada .