Peligroso crecimiento de los pases del Banco Central

Durante enero pasado el Banco Central permitió que la Base Monetaria Ampliada creciera un 4% en promedio, utilizando mayormente pases pasivos con Entidades que, al ser de cortísimo plazo, pueden terminar convalidando la inflación en ciernes.

Aún cuando algunas informaciones no lo reflejan plenamente, como puede verse en el cuadro el crecimiento de la Base Monetaria Ampliada (compuesta por los principales pasivos monetarios del Banco Central), ha sido mayor al esperado. Si bien enero siempre es un mes en el cual regresa al sistema el dinero utilizado en las compras navideñas de diciembre, esta vez el crecimiento de las Reservas Internacionales (y el aumento de la cantidad de dinero resultante), han impedido absorber el numerario sobrante, pudiendo provocar de esta manera un peligroso crecimiento de la Base Monetaria.

Es que cada vez que el Central compra los dólares excedentes del comercio exterior (que por suerte son muchos), debe emitir los pesos necesarios para pagarlos. En otras palabras, cada vez que compra un dólar debe emitir tres pesos con ve inte centavos y entonces cuantos más dólares compra, más pesos emite. Si emite más pesos que los que la gente desea tener en sus bolsillos, se genera inflación y es por ello que el Central retira el sobrante del mercado, lo que se conoce como ‘esterilización monetaria’.

Para retirar el dinero del mercado, el Central tiene varios instrumentos, y de acuerdo a cuáles utiliza se generan mayores o menores riesgos inflacionarios. En nuestro caso, y durante todo enero, el BCRA utilizó profusamente la operatoria de pases pasivos con las entidades financieras, los cuales crecieron más del 270%. Si bien este es un instrumento más como dijimos, al ser de cortísimo plazo (incluso de un día), lleva implícito el riesgo de un retiro inesperado de los fondos, y un traslado directo de los mismos a la Base Monetaria.

De esta manera la economía queda expuesta a ciertas tensiones que podrían evitarse utilizando otros instrumentos, como son las Letras del Banco Central (LEBACs) por ejemplo, que al tener un mayor plazo de vencimiento permiten regular mucho mejor la liquidez. Podemos ver sin embargo que en enero el Central redujo el stock de LEBAC en $ 663 millones mientras que incrementó el de pases en $ 5.440 millones.

Noticias del día