EL GOBIERNO ESPERA AUMENTAR LA PARTICIPACIÓN EN EL COMERCIO MUNDIAL

Para reactivar la economía, Lula impulsa al sector industrial

Apoyará cuatro segmentos que considera estratégicos: los sectores de semiconductores, softwares, medicamentos y bienes de capital

Después de once meses de gestión y en un escenario donde la reactivación económica promete postergarse, el gobierno brasileño divulgó ayer las líneas generales de la nueva política industrial, que combina medidas que beneficiarán horizontalmente a todos los sectores productivos, y políticas específicas para cuatro segmentos considerados estratégicos para el desarrollo económico y el aumento de la participación de Brasil en el comercio internacional.

Seleccionados como “opciones estratégicas dentro del documento “Política Industrial, Tecnológica y de Comercio Exterior , el gobierno anunció que apoyará a los sectores de semiconductores, softwares, remedios y bienes de capital, porque significan un polo de atracción de inversiones, abren nuevas oportunidades de negocios y tienen potencial para desarrollar ventajas comparativas dinámicas.

Los cuatro elegidos presentan continuados déficit en la balanza comercial de Brasil.

El texto, de 22 páginas, define como “un desafío el reinicio de la producción de semiconductores, sector que a fines de los años ochenta tenía mas de 20 empresas internacionales en Brasil, y que hoy ocupa apenas cuatro firmas.

En el área de softwares, cuyo mercado local creció a un promedio de 11% entre 1995 y 2002, el documento señala como problemas la falta de estrategia para aumentar la participación de la marca brasileña en el mundo.

Con respecto a los medicamentos, el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva pretende estimular la producción doméstica de los fármacos considerados esenciales, fortalecer el programa en curso de remedios genéricos y apoyar a los laboratorios públicos.

Para la industria de bienes de capital, la estrategia del gobierno es dar incentivos a sectores que pueden aumentar su producción en Brasil y facilitar las importaciones de máquinas y equipos que no se fabriquen en el país. Otro objetivo del gobierno es aumentar el contenido tecnológico de los bienes de capital made in Brasil. En el caso de las multinacionales que producen máquinas mas sofisticadas, el documento señala la necesidad de agregar valor en el país, principalmente en el área de ingeniería.

Según el texto, la política industrial respetará los compromisos asumidos en la Organización Mundial de Comercio y en el Mecosur.

El documento deja claro que las políticas industriales tendrán duración limitada “para no crear estructuras empresariales ineficientes y exigirán el cumplimiento de metas, como expansión de exportaciones, creación de empleos, o contribución al desarrollo regional, para mantener los beneficios.

Además, asegura que aprobará instrumentos legales que faciliten la obtención de créditos a los consorcios de empresas y estimulará la fusión de firmas, con el objetivo de aumentar su competitividad.

Durante el anuncio, el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio, Luiz Fernando Furlan, aseguró que hasta marzo del 2004 el gobierno definirá las medidas específicas para poner en acción en cada sector. Según Furlan, Brasil tiene grandes chances de alcanzar el 1% del comercio mundial este año, y a fines del 2007 llevar la relación del comercio exterior con el PIB del 30% actual al 35%.



Más de Impresa General