Lunes  19 de Julio de 2010

Occidente sigue amenazada en su camino para superar la crisis

El terremoto que sufrió el sector financiero en los últimos años debilió a las principales economías del mundo que ahora deben competir con otros actores a nivel global. La cooperación con ellos es la única manera de evitar futuros problemas

Han pasado casi tres años desde que el mundo adquirió conciencia de los remezones financieros que vendrían. Desde entonces hemos experimentado un terremoto en el sector financiero, un colapso en la actividad económica y una respuesta monetaria y fiscal sin precedentes. La economía mundial ahora se ha recuperado. Pero la crisis está lejos de terminar.

Como Raghuram Rajan de la Booth School of Business de la Universidad de Chicago y ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional señala en un desafiante nuevo libro, las “líneas de falla” subyacentes siguen activas. Más problemas podrían aguardarnos en el futuro. Vale la pena oír su voz: en 2005 presentó un controvertido pero ahora aclamado paper en la conferencia monetaria anual Jackson Hole titulado “¿Ha hecho el desarrollo financiero más riesgoso al mundo? (“Has Financial Development Made the World Riskier?”). ¿Su respuesta? Sí.

Ya sabemos que el terremoto de los últimos años ha dañado a las economías occidentales, mientras que ha dejado a aquellas de los países emergentes, particularmente Asia, en pie. También ha destruido el prestigio occidental. Occidente ha dominado al mundo económica e intelectualmente por al menos dos siglos. Esa época terminó. Hasta ahora, a los gobernantes de los países emergentes les disgustaban las pretensiones occidentales, pero respetaban su competencia. Esto ya no corre. Nunca más Occidente tendrá la única palabra. El ascenso del Grupo de las 20 economías líderes refleja nuevas realidades de poder y autoridad.

Sin embargo, está lejos de ser el único cambio en el escenario global. La crisis ha revelado fallas profundas en las economías occidentales y la economía global como un todo. Podríamos no ser capaces de evitar nuevos terremotos.

En su libro, el profesor Rajan apunta a tensiones políticas internas en Estados Unidos. .. Tensiones relacionadas están emergiendo en Europa occidental. Pienso en ello como el fin “del acuerdo”. ¿Cuál era el acuerdo? Fue el acuerdo post Segunda Guerra Mundial: en Estados Unidos, el acuerdo se centró en el empleo pleno y un alto consumo individual. En Europa se centró en el bienestar entregado por el Estado.

En Estados Unidos, creciente desigualdad e ingresos reales estancados han amenazado por largo tiempo este acuerdo. De este modo, el profesor Rajan nota que “por cada dólar de crecimiento del ingreso real que se generó entre 1976 y 2007, 58 centavos fueron hacia el 1% superior de los hogares”. Esto es realmente impresionante.

“La respuesta política a la creciente desigualdad... fue expandir los préstamos a los hogares, especialmente a los de bajos ingresos”. Esto condujo a la crisis financiera. Como consigna el profesor Rajan: “los fracasos (del sector financiero) en la reciente crisis incluyen incentivos distorsionados, soberbia, envidia, fe mal depositada y comportamiento de manada. Pero el gobierno ayudó a que esos riesgos se vieran más atractivos de lo que debieron ser y evitó que el mercado ejerciera disciplina”.

La era del crédito fácil, gran parte de él respaldado por el sector inmobiliario, se ha acabado. En tanto, en todos los países occidentales, el Estado apoya el bienestar de los individuos. Pero las consecuencias fiscales de esta crisis un gran aumento en los déficit van a interactuar con presiones por el envejecimiento, para convertir el tema de la rigurosidad fiscal en el tema central de la política durante décadas. El largo mercado pesimista en acciones y perspectivas de una “recuperación sin empleo” se suman a estas aflicciones.

No es de sorprender entonces que las políticas de los países occidentales y, sobretodo, de Estados Unidos se hayan vuelto discordantes. El presidente Barack Obama, un centrista pragmático, es vilipendiado. En la derecha, el llamado es a derrocar al gobierno moderno en un esfuerzo por volver al siglo XVIII. Esto, entonces, es una crisis del gobierno mismo.

Exacerbando esas fallas internas dentro de las economías occidentales están aquellas en la economía mundial. Acá el profesor Rajan nota dos riesgos: primero, la dependencia estructural de las exportaciones de unas pocas economías, particularmente, Japón, Alemania y ahora, China; y, segundo, el choque no resuelto de los sistemas financieros. La interacción entre las fallas globales y aquellas dentro de las economías locales de los países occidentales, particularmente Estados Unidos, ayudaron a provocar la crisis y ahora hacen más difícil reconstruir.

Como lo nota el profesor Rajan, un número de economías significativas han construido sus economías alrededor de las exportaciones. La dependencia resultante respecto de la demanda externa significa que la dependencia de crédito que orgullosamente evitan en casa emerge en el exterior. La restricción sobre ellos es lo que el profesor Rajan describe como un “políticamente fuerte, pero muy eficiente sector orientado hacia el interior”. El problema es que los países que solían proveer la demanda (Estados Unidos, a nivel mundial, o España, en la eurozona) tienen sectores privados sobre endeudados. Entonces vemos una batalla de suma cero sobre participaciones de una demanda global estructuralmente deficiente. Esta es una amenaza a la supervivencia de la eurozona e incluso a la economía mundial.

De manera similar, ha mostrado ser extremadamente difícil administrar la integración de los sistemas financieros basados en el mercado con otros basados en las relaciones personales e incluso políticas. Episodios de enormes ingresos de flujos de capital desde los primeros a los segundos terminaron en crisis. Esto llevó entonces a enormes acumulaciones de reservas en moneda extranjera que ayudaron a impulsar la actual crisis. Hoy, los riesgos de ingresos de flujos de capital de gran escala más allá de las fronteras nuevamente son perturbadoramente evidentes. Incluso podría resultar difícil sustentar la integración financiera. La crisis, entonces, puede ser vista como el producto de fallas dentro de las economías occidentales avanzadas (sobre todo, de Estados Unidos) y en las relaciones entre las economías avanzadas y el resto del mundo. El desafío de volver a cierta forma de estabilidad razonable, y al mismo tiempo mantener una economía global abierta, es enorme. Cualquiera que piense que la presente frágil recuperación representa un éxito frente a estas tareas es miope, en el mejor de los casos.

Podemos ver dos enormes amenazas enfrente. La primera es el fracaso en reconocer la fortaleza de las presiones deflacionarias. El peligro de que el prematuro apretón fiscal y monetario termine llevando a la economía mundial de vuelta a una recesión no es pequeño, incluso si los países emergentes más grandes son capaces de protegerse a sí mismos. La segunda amenaza es el fracaso en asegurar los cambios estructurales de mediano plazo en las posiciones fiscales, en la administración del sector financiero y en la dependencia respecto de las exportaciones que se necesitan si se quiere lograr una recuperación global sana y sustentable.

El occidente no es la potencia que fue; sus consumidores endeudados no son la fuente de demanda que fueron; el sistema financiero occidental no es la fuente de crédito que fue; y la integración de las economías no es la fuerza motriz que mostró ser durante las últimas tres décadas. Los líderes de las principales economías a nivel mundial (tanto avanzadas como emergentes) necesitan trabajar de manera cooperativa y profunda si la economía mundial busca evitar nuevos terremotos en los próximos años.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,300377,500083,5000
DÓLAR BLUE2,6316191,0000195,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-5,2124-171,6253
EURO0,059392,642592,6975
REAL0,059013,901313,9061
BITCOIN-0,585912.899,090012.907,1900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,392231,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,174630,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,941233,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)5,618094,0089,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,59171,701,69
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,628051.671,5600
BOVESPA-0,6500101.917,7300
DOW JONES-0,100028.363,6600
S&P 500 INDEX0,34463.453,4900
NASDAQ0,370011.506,0060
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO1,2107399,3123394,5356
TRIGO CHICAGO1,8868233,1388228,8215
MAIZ CHICAGO0,9009165,3477163,8714
SOJA ROSARIO0,0000342,0000342,0000
PETROLEO BRENT-1,813541,690042,4600
PETROLEO WTI-2,313039,700040,6400
ORO-0,01051.900,90001.901,1000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology