POR SU ELEGANCIA, ALGUNOS LA COMPARAN CON JACKIE KENNEDY

Obama suma a su esposa para darle el “toque humano a su campaña

Graduada de Princeton y en la Facultad de Derecho de Harvard, Michelle Obama ha jugado un importante rol para conseguir votos entre los afroamericanos

Cualquiera que tema que Barack Obama sucumba a un “complejo mesiánico se desengañará si observa a su esposa, Michelle Obama.

Una cada vez más efectiva señora Obama le recuerda a la gente las cualidades menos glamorosas del precandidato demócrata. Tras revelar que Obama ronca, deja la manteca fuera de la heladera y tira sus viejas medias en cualquier lugar de su casa de Chicago, fue reprendida por algunos por afectar la dignidad de su esposo.

Maureen Dowd, del The New York Times, la acusó de debilitar a su esposo. Pero para Tad Devine, un consultor demócrata, el efecto podría ser el de “humanizar a un candidato al que sus más devotos seguidores tratan como si fuera un santo.

“Muchos saben que sus discursos pueden ser inspiradores, pero muy pocos conocen a Obama, como persona. Michelle Obama está cumpliendo un papel esencial al dar a conocer una imagen más humana de su esposo , dijo Devine.

En una entrevista con Larry King, en CNN, ella hizo precisamente eso, cuando señaló que “es un tipo que, en medio de su campaña, no ha dejado de ir a ninguna de las reuniones de la escuela. Vino a casa sólo por un día para comprar un árbol de Navidad. Me invitó a salir para nuestro aniversario .

Con una agenda que a veces es tan agitada como la de su esposo, Michelle Obama es mucho más que “la señora de ... . Buena oradora, graduada de Princeton y de la Facultad de Derecho de Harvard, ha jugado un importante rol para conseguir el apoyo de los afroamericanos en Carolina del Sur cuando Hillary Clinton encabezaba las preferencias. Muchos afroamericanos se mostraban escépticos con respecto a Obama, debido a su pasado bi-racial (fue criado por sus abuelos blancos). Además, nunca se presentó como un candidato negro, pero el perfil más afroamericano de su esposa lo ayudó a despejar dudas.

Antes de lanzarse a la presidencia, Obama tuvo que persuadir a su esposa, quien le hizo prometer que no afectaría su relación con sus hijas Malia, de 9 años, y Sascha, de 6. Michelle impuso otra condición: que dejara de fumar. Ahora es común ver a Obama masticando chicles de nicotina. Pero en la campaña, ella también se perfila como una probable exitosa primera dama, provocando comparaciones con Jackie Kennedy. “Michelle aporta gracia, elegancia y tacto. No es difícil imaginarla en la Casa Blanca , dijo Devine.

Noticias del día