LOS ACREEDORES BUSCAN UNIFICAR POSICIONES

Nielsen en misión de paz a Nueva York

El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, ratificó que se reunirá mañana con los acreedores externos de la Argentina en Nueva York, tal como estaba previsto.

Los acreedores, principalmente de Alemania, Japón, los Estados Unidos e Italia, mantienen todavía algunas diferencias con respecto a la elaboración de una propuesta conjunta, cuyos lineamientos fueron adelantados por El Cronista la semana última. Hasta ayer no había consenso entre los distintos grupos.

La idea sigue siendo de unir fuerzas, aunque los italianos nucleados en al agrupación de Nicola Stock y la asociación de ABRA, que lidera el economista Adam Lerrik, continúan analizando el impacto de las propuestas que se manejan sobre los inversores minoristas.

La única propuesta dada a conocer pertenece a fondos de inversión estadounidenses, que plantearon un esquema con tres bonos que implican una reducción en el stock nominal de la deuda de 35%; el pago de los intereses vencidos, con un 5% de incentivo en efectivo y el 95% restante en bonos. Según trascendió, la semana pasada se le agregó a este esquema un bono Par, para tentar a los italianos y alemanes, que aun no respondieron si se sumarán. Además, los inversores se reunieron con el Departamento de Mercado de Capitales del FMI.

Nielsen aclaró que la reunión de Nueva York será solo de consulta previa a la elaboración de la oferta final. El gobierno está a punto de elegir los bancos organizadores regionales y en los próximos días elegirá cuatro o cinco de los siete postulantes aun en carrera. “Estas instituciones junto con el g obierno argentino en su carácter de Coordinador Global llevarán a cabo la preparación de los detalles de la oferta final de reestructuración, según los lineamientos presentados en Dubai , señaló Economía.

Designados los bancos, éstos ayudarán a pulir la oferta y determinar la versión definitiva, para comenzar la negociación. La propuesta no debería demorarse más allá del 30 de enero de 2004, según las condiciones que puso Thomas Griesa, el juez que tramita las demandas contra la Argentina.

Los acreedores quieren tener los antes posible una contraoferta consensuada, para ir con mayor poder de presión a contestarle al gobierno, que pidió una quita en el stock nominal de deuda, de 75%. Si pueden, se la acercarán a Nielsen mañana en Nueva York.



Más de Impresa General