Viernes  04 de Junio de 2010

Ni Kirchner, ni Grondona ni Maradona: 1000 barrabravas argentinos estarán en Sudáfrica por mandato divino

Por Fernando Gonzalez. Director Periodístico de El Cronista

Esta es una semana particular para el universo que envuelve al poder y al fútbol. Con diferencia de horas, Diego Maradona; don Julio Grondona y Aníbal Fernández afirmaron públicamente que las instituciones que ellos representan nada tienen que ver con la presencia testimonial en el Mundial de Sudáfrica del millar de representantes de uno de los fenómenos más violentos y más patéticos de la Argentina reciente: el de los barrabravas.

Las frases de las tres celebridades criollas podrían pasar más desapercibidas en el circo mediático que rodea al torneo de fútbol y motoriza la mayor industria de entretenimiento del planeta, pero el problema es que encierran una enorme mentira. Los barrabravas están en Sudáfrica o están a punto de viajar a ese país por sus relaciones con el Gobierno; con dirigentes políticos o sindicales; con la Asociación del Fútbol Argentino o dirigentes de los clubes de fútbol; o por su cercanía con el mejor futbolista de la historia argentina, ídolo y sinónimo irrefutable del país en cualquier lugar del mundo. Con mayor o menor responsabilidad, ellos son protectores, financistas y, a veces, también víctimas de los barrabravas.

La habilidad retórica que el Jefe de Gabinete de los Kirchner demostró el miércoles en el Senado para despegarse de la peste barrabrava no puede ocultar un hecho que fue creciendo públicamente en estos meses previos al Mundial. La irrupción del grupo Hinchadas Unidas Argentinas, con apoyo básicamente kirchnerista y sindical, bajo una cobertura de un supuesto trabajo social que los barras harían para moderar su violencia habitual y desplegando banderas a favor de la candidatura presidencial de Néstor Kirchner en las tribunas de los estadios argentinos eximen de mayores explicaciones o investigaciones minuciosas.

Las actividades y los objetivos de Hinchadas Unidas Argentinas son explicados y justificados casi diariamente en los medios de comunicación por el dirigente Marcelo Mallo, el impulsor de la iniciativa barrabrava para llegar a Sudáfrica y acompañar a la Selección de todos. El ascendente Mallo conserva relaciones personales de privilegio con Aníbal Fernández y con el empresario kirchnerista Rudy Ulloa Igor.

Entre los barrabravas con destino sudafricano hay algunas decenas que pertenecen al club Independiente y cuentan con la protección del titular de la CGT, Hugo Moyano, ex dirigente de ese club junto a su hijo Pablo. Otros pertenecen a Boca Juniors, y uno de sus jefes históricos -Rafael Di Zeo- acaba de salir de prisión donde cumplió condena por una paliza a la barra de Chacarita ocurrida en 1999 en plena Bombonera y cuando Mauricio Macri era el presidente de la institución.

Hinchas de River, de Racing, de Estudiantes de La Plata, de Velez, de Lanús, de Rosario Central, de Huracán, de Tigre y de numerosos equipos del ascenso y del interior conformarán en Sudáfrica un grupo irregular que, según fuentes policiales argentinas, sumaría entre 800 y 1.000 personas.

No es la primera vez que los barrabravas argentinos se asoman al turismo mundialista. El fenómeno comenzó en 1986, cuando acompañaron a México al equipo de Maradona y Salvador Bilardo y se toparon en una batalla campal contra los hooligans ingleses. Veinte años después, en el Mundial 2006 en Alemania, 42 barrabravas de River Plate pararon durante un mes en la casa en Munich del ex jugador del club, Martín Demichelis, por pedido de los directivos del club.

Desde Raúl Alfonsín a Carlos Menem y Eduardo Duhalde, los barrabravas supieron detectar las necesidades de ciertos dirigentes políticos y conseguir favores de los diferentes gobiernos nacionales, provinciales y municipales. Pero, como en otras actividades paralelas al poder, el kirchnerismo aventaja a sus antecesores en organización y decisión: ninguno había construído un aparato masivo fronterizo entre el fútbol y el poder como el de Hinchadas Unidas Argentinas.

Tampoco sería honesto obviar en es

ta crónica la responsabilidad ciudadana en la consolidación del fenómeno barrabrava. Ayudamos a los violentos del fútbol cada vez que festejamos sus excesos en las canchas; que cantamos sus estribillos que hablan de matar a los hinchas adversarios o cuando les pagamos las entradas truchas que los dirigentes les regalan o les recompensamos los estacionamientos callejeros que sus “trapitos” administran con consentimiento político y policial.

El país barrabrava no nació ayer ni es patrimonio de un sólo sector político. Pero el millar de hinchas que asistirán a Sudáfrica con financiación política (estatal o privada) constituyen una fotografía triste de la Argentina que se fortalece en los márgenes de la legalidad.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,301277,250083,2500
DÓLAR BLUE3,8251186,0000190,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,5830-181,0631
EURO0,055192,176492,2116
REAL0,009313,944013,9470
BITCOIN2,719013.150,000013.150,7800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,990131,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,174630,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,941233,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-0,268989,0089,24
CUPÓN PBI EN PESOS5,62501,691,60
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,160050.088,7800
BOVESPA1,3600100.552,4400
DOW JONES0,540028.210,8200
S&P 500 INDEX0,52193.435,5600
NASDAQ0,190011.484,6940
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,0700393,6170393,8926
TRIGO CHICAGO-1,3100228,3622231,3935
MAIZ CHICAGO0,4834163,6745162,8872
SOJA ROSARIO1,4837342,0000337,0000
PETROLEO BRENT1,605642,400041,7300
PETROLEO WTI1,199140,510040,0300
ORO-1,09631.903,50001.924,6000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology