Jueves  31 de Enero de 2008

Negocio de trapo

Ainé nació con la crisis, el cierre de las importaciones y el auge de los juguetes didácticos. Con una mínima inversión inicial, hoy fabrican 600 piezas y facturan unos $ 45.000 mensuales. La llegada a Inicia le dio identidad de empresa al emprendimiento e impulsó las ganas de crecer

Con la varita mágica de las hadas, Verónica Reguera (37) toca trocitos de telas multicolores y suaves para convertirlos en juguetes desbordantes de vida en la mano de los niños. De su imaginación que brota con la fluidez del agua de una cascada, de un espíritu infantil que no arrumbó en la morada de los talentos silenciados por el mundo adulto, surge, por caso, un plantel de personajes que va desde un simpático león con cabellera naranja con toque rojizos a una brujita encantadora; animales de granja con caras bondadosas a una familia de personajes de todas las edades vestidos con todo detalle.

Se trata de títeres que se transforman en almas activas en los escenarios de sus teatros de paredes blandas. Todos sus muñecos provocan un impacto emocional en los chicos cuando los tienen en sus manos o al preguntarles los padres en una juguetería “¿cuál preferís?”.

Maestra jardinera, profesión en la que trabajó durante 12 años, su pasión por el juego se convirtió en el fundamento de un negocio que permite el desarrollo humano y sacar a la luz la creatividad sin mesura. Desde ese sentimiento creó Ainé, una fábrica de juguetes de trapo que ha ingresado al mercado en tiempos de la crisis y del furor por las jugueterías didácticas. “Jugando nos conocemos, comprendemos que todo es posible, nos entrenamos para resolver situaciones cotidianas, y nos nutrimos. Entregados al juego reímos, lloramos, gozamos. No existe más que ese instante durante el que se construye y comparte el mundo. Hacemos juguetes de tela, con materiales nobles. No hablan, no se mueven: cobran vida con los chicos. Tienen la linda capacidad que si se rompen se cosen. Al ser artesanales recuerdan que las manos guardan poderes impensados”, dice.

El preludio de su emprendimiento fue La esencia, una casa para jugar y divertirse en grupo que abrió en San Isidro con una inversión de $ 2.000 y la ayuda de su familia. En ese momento tenía una hija de tres (Sol) y otra por nacer (Mora). Mientras su marido, Alejandro Rodríguez, artesano, vendía lámparas en el Puerto de Frutos de Tigre, trabajo que no andaba bien por la falta de dinero de la gente y porque había llovido durante nueve fines de semana, con la colaboración de su madre, Lidia Venn, empezó a armar pelotas con restos de tela, cosiéndolas a mano.

Ante las dificultades para sostenerse económicamente y la crisis decidió hacerlas en cantidad porque los padres preguntaban si podían comprar las que disfrutaban con los niños en La Esencia. “No hubo plan de negocio”, cuenta. Y aclara: “como otros emprendedores, efectuamos el camino inverso. La necesidad da una fuerza desconocida. Al cerrarse las importaciones, apareció una pequeña oportunidad. Nuestras pelotas eran de polar de colores fuertes y de varios tamaños. Luego de seis meses de fabricación, hicimos cuentas y vimos que las ventas podían andar. Las vendíamos en pequeñas jugueterías”.

La primera entrega importante sucedió en julio de 2002. Fueron 200 unidades para Creciendo. “En ese momento me anoté en AFIP -recuerda-. Salimos al ruedo a reunir clientes. Al principio realizábamos todo en casa pero tuve que buscar costureras, a través de un aviso del diario. La aceptación de las pelotas me dio impulso para plantear nuevos juguetes. Así aparece una colección de animales de selva y granja, títeres de guante que forman una familia, acompañados por los de dedos. Resultaron un boom y siguen siendo los más vendidos de la línea”.

En poco tiempo Ainé pegó un respingo: cuenta con 30 productos de los que fabrican 600 piezas mensuales. Reguera comenta que los pedidos aumentan. Parecen hacerlo como los destellos de las estrellas que tienen en su sitio web (www.ainejuguetes.com.ar). En la página con música de Lennon y el bullicio de los niños que están en una plaza, aparecen recetas de comidas sabrosas, propuestas de arte, ideas que incorporaron para propiciar el encuentro entre adultos y chicos a través de lo lúdico y así entrelazar fantasías.

Todo sucedió despacio. Cuenta que le cambió la vida llegar a Inicia -www.inicia.org.ar- entidad que fomenta la creación y el desarrollo de emprendimientos sustentables apoyando a personas que llevan adelantes sus iniciativas. “Ahí participé del programa Empresas del Mañana, después del de Directorios Coordinados. Tengo la fuerza, pero necesitaba las herramientas administrativas y financieras porque en el camino se va sumando gente. Empecé a aprender y a tener conciencia que uno es responsable de todo lo que pasa. Con Inicia cambié de nivel, subí un escalón. Los emprendedores estamos muy solos. En nuestras casas todos han sido y son empleados; es decir, animarse a hacer algo sin sostén daba temor. Nos escuchaban y decían ¿y ahora?”.

Durante el último año y medio decidieron vender al por mayor. Cuentan con una cartera de 120 clientes en el país. Y pronto exportarán a Colombia títeres y sonajeros, entre otros juguetes. Por su creatividad y desempeño, en 2007 ganaron el premio Inicia otorgado a los emprendedores del año.

El matrimonio está pensando en encontrar un socio: “me gustaría ocuparme con mayor libertad de la creatividad que se vuelve un vicio incontrolable. Me inspiro en los chicos viéndolos jugar. Al observarlos uno trata de entender desde lejos qué sienten, qué piensan; si se los escucha en los rinconcitos, pasa algo mágico”.

Con entusiasmo, la entrevistada cuenta que para ella sería interesante armar en las escuela talleres de creación. Acota que le gustaría darles a los alumnos la posibilidad a de aprender a crear juguetes. “Por otra parte -aclara- tengo la sensación de haber olvidado muchas cosas que tienen que ver con lo femenino: preparar comida, tejer y coser. Hay que recordar y redescubrir capacidades. El enorme valor que se le ha dado a lo intelectual le quitó importancia a lo manual. La base es criar chicos que se puedan defender en la vida y que no se sientan inhibidos para desarrollar sus deseos e ideas”.

Ainé se convierte en una bandera para llevar delante el recuerdo de la importancia que tiene jugar en la existencia. Y que son los padres y los adultos quienes deben propiciarlo e impulsarlo, ya que el juego es un derecho y un respiro para el espíritu.

El sueño mayor de Verónica es tener un colegio que promueva la innovación personal; el valor de ser emprendedor; en el que se enseñe que cada uno es responsable de la vida; que los sistemas propios son valiosos y que las opciones abundan. “La gente admira a los emprendedores. Pero ser emprendedor es una actitud. Es preciso animarse a ser”.

¿Quién realiza las ventas?. “Mi marido -aclara- está en logística, yo me ocupo de la dirección, del diseño y de la comercialización. Tenemos tres empleados. En el interior nos conocen por las ferias de la cámara del juguete y por Internet (el sitio tiene entre 1000 y 1200 visitas mensuales). Ahora nos resulta imposible satisfacer la demanda ya que los procesos de fabricación siguen siendo manuales. Crecimos el doble del año pasado”.

Lectora apasionada, le gustan las historias de personas que transmite o relatan los caminos que hicieron en la vida. “En 2008 pensamos hacer una colección de muñecos que incluirá relatos y estará centrado en las vivencias de Millie y su gente, personaje que inventó mi hija Sol. También deseamos promover el ‘hágalo usted mismo‘ y las manualidades”.

Ainé, nombre del hada celta del amor, es una empresa minúscula con un alma grande, de personas que sin dudar se animan a traspasar la frontera de las imposibilidades que aparecen en el camino. De ahí que siguen pensando en formas expresivas, en ese milagro que es la vida. Sin tantas máquinas, ni materiales rígidos, recrean la aventura humana desde un espacio ideal para que los chicos crezcan con esperanzas y fortalezas sin adormecer la fantasía ni la intuición.

María Teresa Morresi

Ficha

Inversión inicial: $ 2.000

Facturación: entre $ 40.000 y $ 45.000 mensuales

Empleados: 3

El sitio web tiene entre 1.000 y 1.200 visitas mensuales

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000080,500086,5000
DÓLAR BLUE0,0000149,0000153,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,3914-147,8989
EURO0,272798,509398,5540
REAL-0,657315,527715,5361
BITCOIN1,631719.062,890019.077,7200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000033,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-7,142932,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-6,535935,7500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000033,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-2,298985,0087,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,58821,711,70
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,164054.913,3500
BOVESPA0,2400111.399,9100
DOW JONES-0,180029.823,9200
S&P 500 INDEX-0,04563.662,4500
NASDAQ-0,260012.355,1060
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,6454424,2061426,9619
TRIGO CHICAGO2,2104212,3786207,7857
MAIZ CHICAGO1,0247164,9540163,2809
SOJA ROSARIO0,0000339,0000339,0000
PETROLEO BRENT1,834748,290047,4200
PETROLEO WTI1,750845,330044,5500
ORO0,59531.824,90001.814,1000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology