SE CALCULA QUE ESTA TEMPORADA LOS CRUCERISTAS GASTAR N U$S 30 MILLONES

Navegando por los shopping

Con la llegada del Crystal Symphony al puerto de Buenos Aires se inició ayer la temporada de cruceros, que se extenderá hasta el próximo 20 de marzo. Este año, llegarán a la ciudad 57 embarcaciones que trasladarán a unos 80.000 turistas, principalmen

La llegada al puerto de Buenos Aires del Crystal Symphony, un barco para 1.200 pasajeros, marcó ayer la apertura de la temporada de cruceros. Y con ella, la oportunidad de elevar las ventas que tienen los comerciantes. Se calcula que hasta el 20 de marzo, llegarán a la ciudad 57 embarcaciones (diez más que en la temporada pasada) que transportarán a un poco más de 80.000 turistas deseosos de ir de compras. Los precios pesificados que encontrarán los visitantes hacen proyectar que, durante casi cinco meses, cerca de 30 millones de dólares irán a parar a las cajas registradoras de los negocios.

El año pasado, los shopping ya habían caído en la cuenta de que ésta era una oportunidad que no podían dejar pasar. Esta temporada, los centros comerciales de IRSA –Alto Palermo, Paseo Alcorta, Alto Avellaneda, Abasto y Patio Bullrich– también se están moviendo. Colocaron dos stands con promotoras bilingües en la terminal portuaria para asesorar a los visitantes. “Cuando los turistas bajan de los barcos, los reciben con la información de los shopping y les dan una cuponera con los locales que ofrecen 10% de descuento , dice Juan Almirón, gerente de Promociones de los centros comerciales.

Como un servicio adicional a los turistas, por lo general estadounidenses, se les entrega un número telefónico para que puedan llamar a un remís que los acerque gratis a alguno de sus shopping.

El ejecutivo ejemplifica lo importante que son estos meses. “Hasta hace dos años hacíamos promociones en la Costa. Ahora, destinamos ese dinero para hacer campañas para los cruceristas .

Unicenter, por su parte, cuenta con una desventaja: no puede instalar stands en el puerto, ya que IRSA firmó un contrato de exclusividad. Por eso, decidió apuntar directamente a los turistas que se alojan en los hoteles. “Ofrecemos traslados gratuitos, almuerzo de bienvenida y una guía de locales adheridos al sistema de devolución del IVA , dice Verónica Pfeiffer, jefe de Turismo del shopping.

Los pequeños comerciantes de la zona del puerto también quieren aprovechar el momento, y muchos de ellos se encuentran reformando sus locales para recibir con todo a los turistas. Incluso, los negocios de los barrios más alejados también tienen su estrategia para atraer visitantes. Hacen acuerdos con taxistas para que vayan a buscar a los turistas al puerto y los lleven a sus negocios. A cambio, los tacheros se quedan con entre un 3% y un 10% de esas ventas. La locura por atrapar a los visitantes tiene una explicación: se calcula que un crucerista tiene un gasto promedio de u$s 169 diarios, contra los u$s 65 de un turista común.



Más de Impresa General