LA PRESIDENTA RECIBIÓ EN LA CASA ROSADA A LA CONDUCCIÓN DE LA CGT

Moyano pactó con Cristina paz salarial y consiguió más caja para los gremios

La cúpula sindical prometió que actuará con responsabilidad en las paritarias. La mandataria les prometió que habrá un aumento inminente en los ingresos para las obras sociales

Fue mucho más que un encuentro protocolar. La cumbre que la presidenta Cristina Fernández y la conducción de la CGT, liderada por Hugo Moyano, mantuvieron ayer en la Casa Rosada marcó el puntapié de un renovado entendimiento político que promete beneficios para ambas partes. Frente al temor de un desborde de los pedidos sindicales en las próximas paritarias, el Gobierno se hizo de una garantía gremial de prudencia en los reclamos que tranquiliza el escenario económico. A cambio, Moyano sumó una señal contundente de respaldo para sus aspiraciones de retener el mando sindical, junto con el compromiso oficial de una batería de mejoras laborales y mayores fondos para las cajas administradas por los gremios.

El tema salarial fue uno de los ejes de la charla que la Presidenta compartió durante 45 minutos con una veintena de sindicalistas. Tras ratificar su decisión de reeditar la alianza que el ex presidente Néstor Kirchner construyó durante su gestión con la central obrera durante, Cristina apuntó su expectativa por contar con la “mesura gremial en la próxima discusión salarial, un criterio de racionalidad que desde el oficialismo ubican en torno a un techo de 20% para los aumentos. Ese número no se blanqueó en el encuentro, pero Moyano y compañía reiteraron a la mandataria su decisión de avanzar con “responsabilidad y prudencia en la negociación con los empresarios. “No queremos que haya una puja de salarios y precios que nos lleve a una espiral inflacionaria donde ya sabemos quién pierde , definió José Luis Lingeri al término del encuentro.

Claro que Cristina devolvió el gesto de la conducción sindical con el anuncio de una serie de beneficios para las obras sociales sindicales y la promesa de una rápida respuesta para los pedidos que los dirigentes le acercaron a través de un documento. Sobre el primer punto, la Presidenta anticipó la inminente firma de un decreto que aumenta las cápitas e ingresos para las prestadoras de salud que controlan los gremios (ver aparte). Además, garantizó que estudiará los pedidos para incrementar el mínimo imponible para el pago de Ganancias y subir las asignaciones familiares y jubilaciones. “Creemos que podría haber novedades en 15 o 20 días , indicó a El Cronista uno de los dirigentes que participó del encuentro en la Sala de Situación de la Casa Rosada.

El primer encuentro formal entre la Presidenta y la conducción cegetista también abordó el análisis de la apuesta, bastante diluida, de avanzar en un Pacto Social entre trabajadores, empresarios y Estado. En ese sentido, la dirigencia cegetista respaldó el cambio de estrategia oficial de avanzar primero con acuerdos sectoriales para después apuntalar un acuerdo social más amplia. “Se le expresó la confianza de trabajar de abajo hacia arriba , señaló un gremialista, en tanto que voceros del Gobierno comentaron que se evaluó la marcha de algunas negociaciones por sector, como los casos de Aerolíneas Argentina, marítimos y camioneros.

También los dirigentes aprovecharon el encuentro para renovar sus planteos en favor de un mayor control sobre los precios por parte del Gobierno, como condición clave para contener los reclamos salariales.

“Estamos muy satisfechos con el encuentro , resumió el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Junto al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, fueron los únicos dos funcionarios que participaron de la reunión. Moyano concurrió acompañado por la mayoría de sus aliados internos, aunque también sumó a los independientes Lingeri, Gerardo Martínez y Antonio Caló en un intento por mostrar que, más allá de sus críticos, su voz sigue teniendo consenso en la central sindical.