LA PAPELERA FUSIONA A SUS TRES CONTROLADAS Y ESPERA INCREMENTAR SU CAPITAL EN HASTA $ 19,6 MILLONES

Massuh canjea 23% de sus acciones por deuda

La papelera Massuh resolvió culminar el proceso de absorción e integración vertical de sus controladas Brillapel, Della Pena San Luis y Adasta, anunciado en mayo pasado, y promover una capitalización de deuda, según le informó ayer a la Bolsa de Comercio.

En cuanto a la fusión, la compañía prevé un aumento de capital de $ 1,7 millones mediante la emisión de la misma cantidad de acciones ordinarias, que serán entregadas a los accionistas de las firmas absorbidas. Massuh ya tenía un 99% en la fabricante de papeles brillantes (encapados) Brillapel, y otro tanto en la productora de piezas para la industria papelera Adasta. En Della Pena San Luis (dueña de los artículos comerciales y escolares y las marcas Congreso, Laprida, y Miguel Angel), la papelera tiene un 36%. El resto pertenece a la cotizante Della Pena, también controlada por la familia Massuh.

Pero lo que producirá un cambio más importante del paquete accionario es el canje de deuda concursal por acciones que está proponiendo Massuh. La compañía, que entró en convocatoria en 1998 y homologó su acuerdo al año siguiente, registra un pasivo concursal algo superior a los $ 150 millones, de los que un tercio es quirografario, y el resto corresponde a acreedores privilegiados.

Una vez que finalice la integración, Massuh propone aumentar el capital en $ 3,7 millones emitiendo igual cantidad de acciones ordinarias, para cumplir con una capitalización de deuda acordada en el concurso. Además, propondrá otra capitalización, de hasta $ 17,8 millones, mediante una emisión de la misma cantidad de acciones ordinarias con prima de emisión para el resto de sus acreedores quirografarios.

Así, de tener éxito, los acreedores ingresarán con un 23,3% de los papeles de la Massuh integrada, porcentaje calculado sumando los 85 millones de papeles actuales de la empresa, los emitidos por la fusión (1,7 millones) y los que se emitirían por el canje (21,5 millones).



Menores costos

En cuanto a la fusión, el objetivo sería una reducción de gastos operativos, administrativos, impositivos y financieros, por los que la firma espera ahorrar unos $ 5 millones anuales, equivalentes al 8% de sus costos fijos, además de otras mejoras más difíciles de calcular.

La devaluación benefició a Massuh, que prevé cerrar su ejercicio anual, a mitad de 2004, con ventas por $ 240 millones, desde los $ 200 millones del año anterior. Además, ganó en su último balance $ 30,4 millones, contra la de $ 13,1 millones de 2002 y el rojo de $ 18,2 millones de 2001.



Más de Impresa General