Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Más alimenticias donan excedentes

Por la caída en ventas, el sobrestock se hace más evidente en la industria. El Banco de Alimentos actúa como un intermediario entre fabricante y familias en situación de vulnerabilidad. Las cifras.

Un tercio de la comida producida a nivel global y apta para consumo termina en la basura y no siempre por desidia de los consumidores, también por los excedentes en la industria. La Argentina no es la excepción, aunque la donación de alimentos es parte de la estrategia de los productores para evitar el desperdicio. En este contexto, La Fundación Banco de Alimentos cumple un rol clave para recuperar alimentos aptos para consumo, pero no así para su comercialización. El primer Banco se creó en 2001 y hoy cuenta con un grupo de 111 empresas que ponen a disposición sus alimentos y productos para ser distribuidos entre las más de 700 organizaciones comunitarias.
Entre las empresas participantes, unas 15 realizan donaciones continuas todo el año y en grandes volúmenes. El resto realiza donaciones puntuales que suelen repetirse, como puede ser empresas dedicadas a la producción de fruta y verdura explica a El Cronista Marisa Giraldez, directora General del Banco. En los últimos 15 años, han observado que existe más compromiso por las empresas ya que, a pesar de las circunstancias económicas, mantienen sus donaciones. Incluso, algunas aumentaron el volumen.
Una de las empresas participantes es Cencosud. Según explican sus referentes, se trata de hacer lo más eficientemente posible el rescate de mermas (alimentos), buscando que el desperdicio sea mínimo y tratar de rescatar lo máximo posible. Para eso, en forma diaria se separa en los centros de distribución y en los locales los productos que tienen cierto deterioro, que hace que no cumplan con los requisitos de calidad para la venta.
Por su parte, Candela Arias, gerente de RSE y Sustentabilidad de Carrefour, comenta que evitar el desperdicio de alimentos es uno de los ejes principales de su estrategia de Responsabilidad Social y el Banco de Alimentos es un aliado estratégico para eso. Arias recalca que el eje es evitar el desperdicio de los alimentos en todo el proceso comercial, por lo que las donaciones pueden fluctuar según las ventas.
A parte del trabajo realizado con el Banco de Alimentos, Carrefour realiza diferentes acciones relacionadas al tema nutrición y alimentación. Una de ellas fue realizada durante 2015, cuando se lanzó la segunda convocatoria para ONGs que trabajan el eje de la alimentación. En esa oportunidad, ganó el proyecto Plato Lleno, un proyecto que nació en 2013 y que trabaja con empresas y servicios de caterings recolectando la comida que sobró del evento -sociales, corporativos y ferias-, para llevarla a comedores.
Según informan desde Plato Lleno, más empresas alimenticias y distribuidores los contactan donándoles el excedente de comida que no pasan controles estéticos de calidad o productos con fecha próxima a vencer, además de retirar el excedente propio de los eventos. Durante 2015, hicieron 181 rescates, y en esta primera mitad del año ya realizaron 110, observaron que el nivel de participaron es continuo y agregan que la comunicación e interacción que se generó en redes sociales, tanto en empresas como en particulares, acompañaron al crecimiento de Plato Lleno.
Desiré Salvador

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar