Mapsa busca sumar con los econegocios

Mapsa, una empresa de Lanús que fabrica productos derivados del polietileno, desde cucharitas para helados hasta bandejas de alimentos, pasando por palitos para chupetines y vasos descartables, busca hacer pie en un mercado nuevo para la Argentina: el de las resinas biodegradables. La firma selló un acuerdo comercial con la italiana Ecochim International para traer al país el Mater-Bi, un producto elaborado en Italia a partir de la modificación de la molécula del almidón de maíz. El resultado es una biorresina flexible y resistente como el polietileno que, a diferencia de éste, es 100% biodegradable y se transforma, al final de ese proceso, en humus para la tierra.

El producto fue desarrollado por la italiana Novamont, y Ecochim tiene la representación para la Argentina. “Se usa, sobre todo, en la fabricación de bolsas que se emplean en programas de recolección diferenciada de residuos en Italia, España, Inglaterra, Bélgica, EE.UU. y Australia. Como en la Argentina se encaran planes en esa dirección, Novamont la considera una buena punta de lanza para ingresar a Latinoamérica , asegura Giorgio Gabbiani, el italoargentino que conduce Ecochim.



Planes de producción

Por ahora, Mapsa importó desde Italia las bobinas de Mater-Bi para hacer pruebas piloto, produciendo y estampando bolsas de residuos en su planta de Lanús. “Antes de mediados de 2004 queremos producir el Mater-Bi en el país, usando maíz argentino , explica Diego Sasín, director de Mapsa, que factura $ 1,4 millón al año y ya invirtió u$s 100.000 para adaptar una de sus líneas.

Ahora, junto a Ecochim prevén encarar tratativas con municipios de hasta 10.000 habitantes para entusiasmarlos en programas de recolección de residuos utilizando el Mater-Bi. También se reunieron con directivos de la Copal, la cámara de productores de alimentos, y se entrevistarán con la Secretaría de Medio Ambiente y el Gobierno porteño. Para Mapsa esto supone un desafío doble: desarrollar el mercado y lograr costos de producción –en Italia, el Mater-Bi es cinco veces más caro que el polietileno– que se adapten a la realidad local. “Con este material apuntaremos a las marcas premium , dice Sasín.



Más de Impresa General