EL GOBIERNO PORTEÑO NO ABANDONA EL DI LOGO. AYER RECIBIÓ A ATE POR LOS CESANTEADOS

Macri abre una nueva ronda de negociaciones con los gremios

El Ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, aclaró al sindicato que no darán marcha atrás con los contratos dados de baja. Pero podrían rever 200 casos

Pese a los frentes judiciales abiertos con los gremios que vienen complicando sus primeras semanas de gestión, el Gobierno porteño inició ayer una nueva ronda de negociaciones con sus representantes. El ministro de Hacienda, Néstor Grindetti recibió, al mediodía y por primera vez, al secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Pablo Micheli, para analizar la situación de los trabajadores del sector. Así, incorporó a las negociaciones al sindicato que, con un recurso de amparo, generó el fallo judicial que ordenó el 16 de enero la reincorporación de los 2.300 empleados estatales, cuyos contratos no fueron renovados por Mauricio Macri.

A su vez, el funcionario de la cartera de Hacienda, José Orhnialian, se reunirá hoy por la tarde con Alejandro Amor, representante de Sutecba, el gremio mayoritario de trabajadores de la Ciudad con quien el macrismo mantiene una disputa judicial por la intervención de su obra social (Obsba) pero con quien acordó no revisar los 2.300 contratos que habían quedado cesantes en diciembre. En ese sentido, esta reunión se inscribe en el marco de las negociaciones paritarias entre las partes, luego del acuerdo sellado el 8 de enero entre Sutecba y el ejecutivo porteño. Así, se buscará avanzar con el acta por la que convinieron revisar los otros 18.000 contratos en forma conjunta, realizar un censo entre los trabajadores y analizar la movilidad del personal, lo que significa que el gobierno macrista se reserva la facultad de trasladar gente de una dependencia a otra según su criterio de gestión.

Ambas causas judiciales – la de los cesanteados y la de la Obsba– tienen un nexo en común: la jueza Elena Liberatori que en sólo tres semanas falló tres veces contra el Gobierno porteño y a quien éste recusó por considerarla parcial. Pero más allá de la pelea judicial, la nueva ronda de negociaciones con los gremios deja en claro que el ejecutivo comunal no abandonará la negociación política. La reunión entre Grindetti y Micheli es una señal en ese sentido: hasta el momento el macrismo había subestimado a ATE y lo había dejado afuera de las reuniones, por considerar que tiene poca representatividad en la Ciudad. El dolor de cabeza que les provocó el fallo de reincorporación los obligó a tenerlos en cuenta. Saben, además, del “poder de fuego que podría tener ATE si dispusiera un paro en los hospitales.

Además de las presentaciones de rigor, ATE pidió durante el encuentro la reincorporación de los 2.300 trabajadores y que se los mantenga al tanto de todas las negociaciones vinculadas con los trabajadores municipales. Según aseguraron desde Hacienda, Grindetti respondió que “no habrá marcha atrás en la decisión de finalizar los contratos y explicó que por ese motivo el gobierno de la Ciudad apeló la resolución de la jueza Liberatori. En ese sentido, y para avalar la teoría macrista de que se trata en su mayoría de “ñoquis , el funcionario les explicó que de los 2.300 cesanteados, “sólo se presentaron a trabajar tras el fallo de la jueza un 20 por ciento de los cesanteados .

Con todo, Grindetti reconoció que de ese total podría haber “unos 200 empleados con contratos anteriores al 2007 y aseguró que podrían rever esos casos puntuales.

Noticias del día