Los textiles quieren reconvertir el Plan Jefes

Los empresarios textiles propusieron incorporar trabajadores desocupados a la industria, aplicando el subsidio del Plan Jefes y Jefas de Hogar al pago de las obligaciones patronales. La iniciativa fue formulada por los directivos de la Fundación Pro-Tejer durante la segunda de las jornadas destinada a elaborar, en trabajo conjunto con técnicos del gobierno, un plan de reconversión de la cadena productiva agro-textil.

“La idea es que los 150 pesos que hoy se destinan como subsidio a la indigencia, remunere en el corto plazo las cargas patronales de la industria textil que generen nuevos puestos de trabajo , explicó el titular de Pro-Tejer, Aldo Karagozian. De acuerdo al empresario, la medida facilitaría la creación de nuevo empleo así como el blanqueo de trabajo informal, mientras que para el Estado el resultado es neutro: recuperaría a través de la recaudación los 150 pesos que eroga por Hacienda. Actualmente las empresas están habilitadas a contratar por seis meses trabajadores del Plan Jefas y Jefes, pagando la diferencia entre el subsidio y el salario de convenio. La autorización vence el 31 de diciembre y no ha tenido mayor repercusión.

Además, en las jornadas realizadas en la localidad de Pilar con especialistas de los ministerios de Economía, Planificación, Trabajo y Educación, los empresarios plantearon la profundización de medidas para combatir el contrabando, entre ellas, control efectivo de la mercadería en tránsito, fiscalización y penalización del comercio ilegal de indumentaria, reempadronamiento de importadores, cambio del régimen de garantías a través de aval bancario o dinero en efectivo para casos de importaciones sensibles y reemplazo de impuesto a los ingresos brutos por un impuesto a las ventas, aplicable a los bienes finales, incluyendo las importaciones.

Asimismo, los textiles plantearon a los funcionarios la necesidad de eximir de impuestos al régimen de importación de bienes de capital, para máquinas nuevas y usadas, reacondicionadas en el país.

Lo que sigue son aproximadamente seis meses de trabajo conjunto entre técnicos de la Fundación y especialistas oficiales con vistas a elaborar un plan de reconversión de la cadena agroindustrial textil, destinado a crear 450.000 nuevos empleos a lo largo de cinco años.



Más de Impresa General