Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los que "diseñan" los futuros campeones del mundo

Cuáles son las empresas que trabajan en la reproducción de los caballos de polo de raza y asisten a los criadores con sus mejores ejemplares. Dónde está la mayor demanda y qué servicios se ofrecen. Productos y exportaciones.

Los que

A raíz de la gran demanda de los famosos caballos de polo argentinos, por el alto costo que implica la compra de los reproductores y el expertise necesario para las técnicas de reproducción, cada vez más los criadores recurren a alguno de los más avanzados centros de biotecnología en reproducción equina del país. Hay empresas locales que comercializan semen y embriones congelados de los futuros campeones del polo mundial, y son varias las que con ese material genético asisten a los criadores en la inseminación y las diferentes técnicas reproductivas.
Además, desde hace décadas, para evitar el retiro de las yeguas de los campos de juego y que mantengan su desempeño deportivo, se recurre a la transferencia embrionaria a madres sustitutas. Con diferentes tecnologías de alta complejidad y las mejores líneas de sangre de la raza Polo Argentino se obtienen los potrillos, que luego se lucen como campeones en los torneos locales de alto hándicap y en las canchas internacionales. A la inversa de las carreras, en donde ni siquiera se permite la inseminación, en el deporte de los tacos se incentiva el uso de la tecnología reproductiva a tal punto que la clonación ya es moneda corriente.
Los veterinarios especializados en reproducción equina sostienen que la mayor demanda de genética para polo se encuentra en la Argentina. Del exterior se buscan caballos ya terminados y listos para jugar. Sin embargo, en los últimos años, ha crecido la venta de semen congelado a criadores extranjeros.
Uno de los centros de genética locales recibe visitas de interesados de Estados Unidos, Europa y países limítrofes, pero coincide en que la principal clientela es local, donde los equipos necesitan abastecerse de los mejores animales y también los complejos residenciales de lujo que ofrecen campos de polo para la práctica del deporte. Los potrillos y las yeguas se venden para iniciarlos en el deporte desde cero, o bien listos para ingresar en las canchas, tanto en las cabañas y haras especializados en el deporte, como en remates periódicos donde su precio puede llegar a cientos de miles de pesos. En la Rural de Palermo y en otros remates hay ejemplares de raza de líneas paternas top que, tras la puja de los interesados locales y extranjeros, han llegado a cotizarse entre u$s 150.000 y u$s 400.000.
"En su mayoría, los centros de reproducción solo prestan servicios de asistencia reproductiva a los criadores, aunque también algunos son propietarios de padrillos muy importantes, como es nuestro caso", comenta Nacho Largel, director General de El Palenque Embriones, un centro de reproducción asistida ubicado en el Haras y Club de Polo El Rincón, en 25 de Mayo. En estos casos, los criadores pueden acceder a un catálogo online con fotos y pedigree de los donantes, para elegir el mejor linaje disponible de la raza si es que no lleva su propio material genético (semen o embriones).
Tal es el caso de GeNeTec by Ativet, que funciona desde 2012 en la estancia Sta. Clotilde en la localidad de Cardales, y en cuya web ofrecen a potenciales clientes listas y fotografías de distintos padrillos, donde se pueden buscar ejemplares por categorías, como padre, madre, tamaño de alzas y semen congelado. Criadores que buscan "diseñar" el caballo de polo perfecto pueden comprar semen congelado de un animal campeón e inseminar en forma artificial a sus propias yeguas, o adquirir directamente el embrión para su posterior transferencia.
Fernando L. Riera, gerente General y director técnico de Doña Pilar Embriones, aclara que "su empresa se especializa en dar servicios en reproducción asistida a los criadores, no se dedican a comercializar genética ni caballos". Su establecimiento es uno de los más reconocidos en biotecnología de reproducción equina en el país y se encuentra en la localidad de Lincoln. Además de padrillos, machos y hembras, trabajan con un programa comercial de transferencia embrionaria desde 1997. Desde ese año produjeron más de 8.000 potrillos mediante esta técnica y en la temporada 2008/2009 lograron una cifra de producción que fue récord mundial: 1.300 preñeces. Sin embargo, en los últimos años modificaron su rumbo, dejaron de concentrarse en la producción industrial de embriones y están limitando su número a 300 preñeces anuales.

Un salto tecnológico

"Existe un interés y una necesidad manifiesta de dar un paso adelante en biotecnologías para producir productos de animales con problemas de infertilidad, ya sean yeguas o padrillos. También el poder congelar o criopreservar gametas, tanto espermatozoides como ovocitos y embriones, lo que permite abrir un mercado externo de ventas muy beneficioso para la industria del caballo de polo y también de otras razas", detalla el veterinario.
En Doña Pilar vienen desarrollando y probando nuevas tecnologías para producir preñeces de yeguas infértiles o subfértiles, preservar embriones por medio de la vitrificación embrionaria y para ofrecer el sexado de los embriones antes de ser transferidos. También tienen un laboratorio de semen en donde realizan la evaluación de fertilidad de los padrillos. "Los precios de nuestros servicios tienen una base fija y una parte que como en toda actividad se negocia en base a cantidad de productos o formas de pago", puntualiza Riera. Para la extracción de los óvulos de una jugadora donante en actividad, la fertilización y la posterior transferencia del embrión en yeguas sustitutas hay que pensar en un costo de hasta u$s 20.000, mientras que un lote de esperma de primera calidad puede oscilar entre u$s 1.000 y u$s 10.000.
"Lo que viene fuerte es la clonación, en El Palenque estamos trabajando en ICSI, sexado de embriones, vitrificación y congelado de embriones", detalla Largel. En el ambiente dicen que la clonación de un caballo de polo cuesta más de u$s 100.000, cifra que se equipara al precio de un ejemplar adulto con buen desempeño deportivo. Con la exportación de caballos listos para jugar se han ido del país ejemplares con muy buena genética y hay empresas que mantienen conversaciones con los compradores para repatriar ese linaje y volver a tenerlo disponible en el país. "Una posibilidad que estamos trabajando, en conjunto con Palm Beach Equine Clinic de Estados Unidos, es la importación de embriones de excelente genética, extraídos a esas yeguas que se exportaron y que hoy están jugando al polo en el exterior", confiesa el director de El Palenque.
Uno de los pioneros en esta técnica reproductiva es el polista Adolfo Cambiaso, que ha jugado con clones de sus mejores caballos, como Aiken Cura y Cuartetera, e incluso después llegó a montar hijos de sus clones. En 2009, se asoció con el millonario texano Alan Meeker y el empresario argentino Ernesto Gutiérrez para fundar Crestview Genetics en Luján, que al año siguiente presentó a remate el primer clon de su inolvidable yegua vendida al precio record de u$s 800.000. Hoy tiene 30 clones en programas de reproducción, más de 200 embriones en gestación y 150 ejemplares introducidos al deporte.

El cuidado y la rehabilitación

Sea que el caballo juegue, salte o corra, en los deportes hípicos, los animales tienen sus picos de estrés en las competencias y es frecuente que además sufran accidentes. Por el importante capital que está en juego, con los años fueron surgieron metodologías e instalaciones específicas para su tratamiento y recuperación.
En la Argentina, hay veterinarios que utilizan la homeopatía para tratar diferentes cuadros clínicos y trastornos que sufren los caballos de alto desempeño, así como animales valiosos en producción y mascotas. También existe el primer hospital integral de alta complejidad con rehabilitación equina de América latina, Kawel, ubicado en la localidad de Solís, diseñado bajo parámetros de arquitectura bioambiental. Con la dirección médica del veterinario Alejandro Guglielminetti, se inauguró a fin de 2008 y en su primer año sumó 250 historias clínicas de caballos. Allí se brinda una guardia las 24 horas que atiende urgencias pero también hay especialidades: neonatología, cirugía, laboratorio habilitado por Senasa, reproducción, pretraining, fisioterapia, magnetoterapia, ultrasonido, láser. Entre temporadas, cuando los campeones de cuatro patas dieron todo de sí en las canchas, les toca el tiempo del spa y la relajación muscular, salvo que tengan que someterse a alguna operación o tratamientos por lesiones. Como los períodos de alta actividad en el año son cortos y espaciados, en los meses de libertad los caballos ganan peso y pierden tonicidad.
Para la vuelta al juego; en su predio de 36 hectáreas, con 8.500 metros cuadrados de edificios sanitarios y 54 plazas de internación, en el centro tienen el conocimiento y la aparatología para poner a punto a los equinos para sus próximos desafíos. En el exclusivo aqua treadmill, una caminadora instalada en una pileta con 1,5 millones de litros, el caballo realiza ejercicios de trote de bajo impacto mientras los veterinarios observan desde un gabinete sumergido y hermético el desempeño del tren inferior del ejemplar. Incluso tienen la única cámara hiperbárica de la región, que les permite administrar oxígeno puro a gran presión a los caballos para revitalizar sus tejidos y acelerar la recuperación.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar