Lunes  17 de Mayo de 2010

Los gobiernos regulan el ciclo industrial de acuerdo al tiempo de sus necesidades políticas

La administración kirchner heredó un modelo industrialista que sostuvo en los primeros años a través de un dólar competitivo. Hacia adelante, la sospecha es que acudirá cada vez más a medidas que impliquen aislarse del comercio internacional. La Presidenta criticó a “los que en realidad dicen que vamos muy lento y que no hacemos la revolución como corresponde”.

La industria argentina atravesó un fuerte proceso de reestructuración en los últimos veinte años, a partir de dos ciclos económicos sustancialmente diferentes como fueron la convertibilidad desde 1991 hasta 2001 y el denominado modelo productivo que inició la presidencia de Eduardo Duhalde en 2002 y continuó en la gestión de Néstor Kirchner. A casi una década de quizás la crisis económica y social más profunda que atravesó el país y a las puertas de cumplir el Bicentenario de la Revolución de Mayo, los interrogantes que se plantean sobre el modelo industrial y económico global que podrían dominar la Argentina de los próximo diez años están todavía sin resolver.

La gestión de Cristina Fernández inició un viraje en las directrices de la política económica pocos perceptibles al inicio, confusas más adelante y aún hoy inciertas en cuanto al rumbo futuro.

Una declaración de Débora Giorgi, ministra de Industria y Turismo, de hace algunos días y las medidas no oficiales del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, podrían ayudar a develar cómo será la economía argentina y, lo más importante, en qué clima se desarrollarán los negocios. Un comunicado oficial de la cartera industrial referidos a las negociaciones para destrabar las ventas de aceite de soja a China señaló que se desarrollan “mientras el país asiático busca el autoabastecimiento de aceite y por eso amplió su capacidad de molienda” y al comentarlo Giorgi expresó que después de la crisis de la economía global, el mundo “está atravesando por un proceso de primarización de las exportaciones” y que “los porotos de soja están siendo muy bien exportados a China”.

En forma contemporánea a esa declaración, Moreno dispuso que la Argentina no necesita importar más alimentos elaborados. Sin ninguna norma que lo impida y pese a la reacción de los principales socios comerciales del país como Brasil, la Unión Europea y los Estados Unidos, los empresarios acataron la decisión transmitida en forma verbal y dejaron de emitir órdenes de compras de productos importados.

Hubo en los dos últimos años otras decisiones tomadas, como la de suspender las exportaciones de carnes o la de limitar las importaciones de juguetes, textiles, zapatos, neumáticos y otros productos, que terminan de redondear la idea de una economía que se va paulatinamente cerrando al comercio internacional.

No hubo en cambio ni durante la gestión de Néstor Kirchner ni ahora con Cristina Fernández ninguna declaración que pueda tomarse como indicio de un aislamiento político y el país siguió participando de los principales foros internacionales y en forma destacada del Grupo de los 20, que agrupa a países desarrollados, en vías de serlo y organismos internacionales. Y Néstor Kirchner batalló durante un par de años para lograr finalmente ser ungido secretario general de la Unasur, la Unión de Naciones Sudamericanas.

Podría entenderse que existe una contradicción entre las posiciones políticas de Néstor y Cristina y la gestión de Guillermo Moreno y el equipo económico. O que, como dijo hace unos días la presidenta Fernández. “Ya sabemos los que están, los que quieren volver para atrás, los que en realidad dicen que vamos muy lento y que no hacemos la revolución como corresponde“ y no hay por qué anticipar jugadas. Podría creerse también que lo que piensen o imaginen tiene una fecha de caducidad: el 10 de diciembre de 2011, pero para eso, antes Néstor, Cristina o un tercero propio tendría que perder las presidenciales del año próximo a manos de algún candidato opositor con suficientes fuerzas como para encarar una gestión que no colapse como la experiencia de la Alianza en 2001.

Por ahora se trata de entender las señales políticas y económicas del kirchnerismo para anticipar el ciclo económico que dominará los primeros años del Bicentenario de la Patria. Y todo apunta a que la economía argentina continuará un proceso de aislamiento internacional, expresado tanto en las restricciones para importar como para exportar. Hay siempre una excepciones a la regla: el Gobierno necesita dólares que legítimamente solo pueden provenir el comercio exterior y que por ahora surgen de la venta de soja (poroto de soja, como señaló Giorgi). Y la industria automotriz tiene un grado de integración internacional que parece imposible desmantelar.

Hay siempre otra posibilidad, que simplemente la gestión Kirchner haya quedado atrapada en el ciclo de apreciación del peso que abarata todas las importaciones y deja sin competitividad a la industria local y en lugar de avanzar por el camino de la devaluación o la mejora de la competitividad vía una profunda reforma del sistema impositivo, elija aislar a la industria de la competencia internacional escondiéndose en un falso nuevo proceso de sustitución de importaciones.

En ambos casos, con consecuencias similares: la industria tendrá una efectiva protección que le permitirá mantener altos niveles de producción y empleo sin necesidad de un fuerte proceso de inversiones que se irá agotando con los años hasta colapsar.

En el interin, puede esperarse que empresas de capitales externos que aprovechan ahora las ventajas competitivas del país para producir con destino a la exportación terminen por retirarse del negocio por las dificultades para exportar y las restricciones a las salidas de capitales que pueden volver a instrumentarse si el flujo de divisas no alcanza para mantener la estabilidad del peso frente a cualquier posible corrida cambiaria de ahorristas temerosos que terminen por generar inestabilidad política.

Sin embargo, no todas las empresas ni todos los sectores económicos tendrán la misma suerte. En principio, se puede especular que si se trata de una actividad atomizada y con alta incidencia de mano de obra (textiles, zapatos, juguetes, metalúrgica básica, ahora protegidos por la Aduana) difícilmente le interese a los despachos oficiales y es más, hasta puede esperar alguna ayuda para que mantengan el nivel de empleo.

Tampoco tendrán problemas los que se dedican a la obra pública, aunque sería prudente tener una buena espalda financiera por si los pagos se atrasan.

Si el negocio genera divisas (grandes exportadores, especialmente cerealeros) el Estado seguirá de socio fifty fifty mientras se encuentren compradores del otro lado.

En cambio, si está en algún negocio concentrado que genere altas utilidades, seguramente está en problemas. Y si no construyó un buen vínculo con el Gobierno, los problemas se agravarán en estos próximos dos años (preferentemente si el accionar tiene una incidencia muy alta sobre el humor de la ciudadanía, como en los servicios públicos).

Entender la lógica kirchnerista solo desde la teoría económica puede provocar errores en las decisiones. No significa de ninguna manera que vaya a tener éxito; es más, probablemente asistamos a una profundización de la conflictividad que melle el apoyo social y acelere el proceso de pérdida de poder político de la administración kirchner ista hasta llevarla al híper aislamiento.

“Mi opción política es conocida desde hace mucho tiempo, estoy por la construcción de un país que sea una nación, de un país que genere mucho trabajo para que todos tengan trabajo y entonces sean libres, para que podamos volver a ser lo que alguna vez fuimos, un país con el mayor valor agregado y con el mayor producto bruto de toda Latinoamérica” dijo la presidenta Cristina Fernández.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000076,500082,5000
DÓLAR BLUE1,6854177,0000181,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,0915-165,4649
EURO0,029991,268991,2961
REAL0,028913,833813,8378
BITCOIN2,048811.750,000011.755,9900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,265830,0000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,639330,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,515232,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,222292,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS-3,44831,681,74
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,282049.024,0800
BOVESPA0,350098.309,1200
DOW JONES-1,440028.606,3100
S&P 500 INDEX-1,63303.483,8100
NASDAQ-1,650011.671,5550
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,4762387,6461385,8090
TRIGO CHICAGO0,2799230,3831229,7400
MAIZ CHICAGO0,6841159,3440158,2614
SOJA ROSARIO1,0886325,0000321,5000
PETROLEO BRENT-1,001642,500042,9300
PETROLEO WTI-0,097840,840040,8800
ORO0,01051.901,00001.900,8000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology