Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Los gobiernos locales tomaron mayor protagonismo"

El académico asegura que los municipios son el poder político más relevante para la población y, por eso, tienen mejor imagen. Reflexiona sobre la necesidad de obtener más fondos y explica por qué hay decenas de intendentes jóvenes.

Director de la Unidad de Gobiernos Locales de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y de la sede argentina del Instituto Iberoamericano de Investigación Urbana y Territorial, Daniel Cravacuore es uno de los investigadores en temas relativos a municipios con más trayectoria del país. En un mano a mano, reflexiona sobre la situación de las comunas y reclama un debate serio sobre su financiamiento.

- ¿Qué significan hoy los gobiernos locales?
Hay tres grandes tipos, según sus capacidades institucionales: los que tienen capacidad de elaborar y ejecutar su agenda, definiendo problemáticas y soluciones; los que se limitan a ejecutar las políticas nacionales y provinciales, sin capacidad de formular sus agendas, pero con vocación de expandirlas; y los que ejecutan una agenda tradicional. Existe históricamente una visión tutelar, que concibe al gobierno local como una mera agencia territorial de otros niveles, lo que es funcional a los intereses políticos extralocales. Pero, en el último cuarto de siglo, los gobiernos locales fueron tomando mayor protagonismo, en parte por la municipalización de algunos servicios público, por su papel positivo en la resolución de la Crisis Política del 2001 y porque los intendentes han aceptado la mayor responsabilidad que los ciudadanos han puesto.

- ¿Los municipios tienen mejor imagen que el Estado Provincial y Nacional?
No tenemos series largas de medición de confianza en los gobiernos locales, pero puede decirse que es el mejor ponderado, aunque muy por debajo de las instituciones más confiables. Eso podría explicarse por la mayor proximidad de las autoridades locales con un tipo de problemas de los ciudadanos, los cotidianos vinculados al hábitat como el aseo urbano, el mantenimiento de calles, la iluminación y la recolección de residuos. Aunque es verdad que los ciudadanos parecen tener un bajo nivel de expectativa sobre la calidad de los servicios.

- ¿Hay un traslado de tareas desde las provincias y nación a los municipios?
El fenómeno se desarrolla hace un cuarto de siglo. No está generalizado en todos los municipios, sino que depende fuertemente de las capacidades institucionales de las administraciones. La mayor parte de los gobiernos locales tiene aún una agenda tradicional, asociada al mantenimiento urbano y la atención de la demanda social básica.

- ¿Y las de mayor tamaño?
Se verifica el desarrollo de estas nuevas funciones: cuidado del medioambiente, promoción del desarrollo económico, seguridad ciudadana, resolución extrajudicial de conflictos y promoción social en varias dimensiones. Sin embargo, no es frecuente que los gobiernos locales cumplan con igual eficacia simultáneamente estas funciones.

- ¿Cómo se financian?
Las nuevas funciones presionan sobre los presupuestos: la proporción del gasto público municipal representa, desde hace 20 años, menos de la décima parte del gasto estatal total. Solo las municipalidades más pobladas pueden desarrollar estas nuevas funciones porque cuentan con más recursos propios, más industrias, propiedades y automóviles de mayor valor, recursos humanos más calificados y más capacidad política para obtener fondos.

- ¿Qué moraleja deja la historia?
Debería debatirse en el país cuántos recursos de libre disponibilidad se destinan a los gobiernos locales. La apertura al debate sobre el financiamiento de los gobiernos subnacionales que, tímidamente, ha aparecido en la última parte de 2016 abre una oportunidad, aunque sería necesario que el municipalismo tenga una hoja de ruta clara para incorporar sus demandas.

- Hay 118 intendentes de menos de 35 años: ¿A qué se debe el fenómeno?
Se vincula con el cansancio de la ciudadanía con una clase política local que demostró su incapacidad para dar respuestas satisfactorias, así como con prácticas que la ciudadanía comenzó a rechazar. Este fenómeno se va extendiendo en el mundo. Es auspiciosa la incorporación de nuevos actores a la escena política local, aunque muchas de estas autoridades demuestran una gran inexperiencia en la gestión, lo que es preocupante. Hay una necesidad imperiosa de una más activa política de apoyo a estas nuevas autoridades, para ayudarlas a fortalecer sus capacidades de gestión.
Pedro Ylarri

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar